sábado, 18 de febrero de 2012

LA SUBASTA DE UNA HOSTIA CONSAGRADA POR INTERNET


La Sagrada Eucaristía consagrada el el Santo Sacrificio de la Misa... ¿es un "bien sujeto a comercio"? Podríamos entonces preguntarnos: "¿cuánto vale?" Y responder que su valor no es material, y mucho menos valuable en dinero. Sólo el Sacerdote tiene el poder para lograr ese Milagro en cada Misa.
Precisamente, ofrece graves peligros la Comunión recibida "en la mano" por quien comulga (que de ningún modo es "tradición" en la Iglesia Católica), y debiera cuestionarse todo Sacerdote y Obispo acerca de la licitud de tal práctica (que hoy incluso tiene muy recientes normas litúrgicas que la avalan) Pero solo en el caso de que un sacerdote no crea en la Transubstanciación, el mismo tendrá la indolencia suficiente para despreocuparse del destino de la Eucaristía recibida en la mano (muchas veces ni siquiera de manos del mismo Sacerdote).
¿Sabe el Sacerdote que en las partículas más pequeñas de la Eucaristía y del Vino Consagrado se encuentra el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo? Pero si no le importa la caída al suelo de la Eucaristía ¿Le importará acaso entonces que alguien la robe para fines sacrílegos o simoníacos?
Se trata de un abuso litúrgico desde cualquier punto de vista, ya que las normas litúrgicas del Rito Latino disponían antes de implementar la práctica que sólo el Sacerdote puede tocar la Eucaristía. Tal práctica no pertenece ni siquiera a los Ritos Orientales (en que se comulga bajo las dos Especies), motivo por el cual no es posible colocar la Eucaristía embebida en la Sangre de Cristo sobre la mano de quien comulgará.
Esto incluso ofrece la oportunidad a sectas satánicas o a que personas en odio a la Fe Católica obtengan una para sus sacrílegos fines. Un caso fue el de una Hostia Consagrada rematada por Internet con su respectiva Custodia.
A continuación, reproducimos una nota publicada por Aciprensa en 2005, otra nota publicada por Infocatólica (el 12 de marzo de 2010) y una nota extraída de Infocaótica (http://info-caotica.blogspot.com/2012/02/comunion-en-la-mano.html) sobre la Comunión en la mano:

OBISPOS NORTEAMERICANOS IMPIDIERON VENTA DE EUCARISTÍA EN SITIO DE SUBASTAS DE INTERNET
http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=8616
  
DENVER, 23 May. 05 / 07:17 pm (ACI).- Gracias a la acción de algunos prelados de Estados Unidos, como el Arzobispo de Denver, Mons. Charles Chaput, se logró impedir, hace aproximadamente un mes, la venta de una Eucaristía en el sitio de subastas eBay.com.
Sin embargo, desde hace unos días viene circulando por internet una cadena en la que se le pide a quienes la reciben que firmen un petitorio manifestando su rechazo a tal subasta en dicho sitio web, como si todavía la hostia consagrada estuviese en venta cuando ya no lo está.
En una misiva dirigida a Meg Whitman, ejecutiva de eBay, Mons. Chaput explica que “vender una hostia consagrada, sean cuales sean las circunstancias, es un sacrilegio gravísimo para los católicos y por lo tanto un serio agravio a la comunidad católica”.
Aunque los ejecutivos de eBay afirmaban que no veían nada de malo ni ofensivo en la venta de la Eucaristía dado que no violaba ninguna ley, el Arzobispo destacaba que entendía que “aunque esa empresa maneja grandes negocios y a gran escala, este tipo de venta es profundamente ofensiva
La Eucaristía fue colocada para la subasta por un hombre de Iowa quien declaraba abiertamente no ser católico y no creer que se “vaya al infierno por esto que estoy haciendo”.
Finalmente, el Obispo de Sioux City, Mons. Robert J. Augustine se reunió con el vendedor y ayudó enormemente a detener la venta sacrílega. Mons. Augustine dispuso de la hostia consagrada de acuerdo a lo que establece y pide la Iglesia y señaló que "estoy agradecido porque el vendedor estaba de acuerdo en llevar todo esto a una conclusión positiva”.
Luego de una gran campaña, los prelados de EEUU habían logrado retirar la hostia del sitio de subastas y lograron también un cambio en las políticas de eBay que evitará que este tipo de situaciones se repita en el futuro.
“Concluimos que la venta de la Eucaristía, así como de otros objetos sagrados, no es apropiada para eBay. Por tal razón, no permitiremos que este tipo de objetos aparezcan en nuestro sitio web en el futuro”, aseguraron voceros de eBay.
Originalmente, el precio para el inicio de la subasta fue de dos mil dólares. Afortunadamente esta nunca se llevó a cabo.

EBAY SUBASTA UNA CUSTODIA CON UNA HOSTIA CONSAGRADA


He dudado en dar la noticia, son de las que me desgarran, lo siento. La web de subastas de eBay en Bélgica ofrece una Custodia con la Sagrada Forma Consagrada. La subasta está disponible desde el 28 de febrero.
Unitas especula con que pueda tener su origen en los objetos religiosos robados en Lyon en 2008. El poco respeto de eBay con los católicos no es nuevo. Unos días después de la muerte de Juan Pablo II, apareció en
subasta una forma «supuestamente consagrada» por el papa. La diócesis de Sioux City reaccionó con rapidez, y al final se consiguió que el «vendedor» retirase la venta y cediese el «material» a la Iglesia.
A pesar de las protestas, eBay entendió que aunque fuese un tema molesto y desagradable, no era ilegal. ¡Hasta dónde íbamos a llegar! No se puede ofrecer tabaco, ni software beta, ni software académico, ni fuegos artificiales, pero sí ofensas a los católicos, money is money. Quizá la única manera sea obligar a eBay a que demuestre que la Forma
está consagrada y denunciarles entonces. Yo desde 2005 no entro en eBay, lo desaconsejo ofreciendo otras plataformas de subastas. Si os animáis quizá podáis escribirles.
Y por supuesto, lo más importante, actos de reparación, de expiación y rezar por la conversión del «vendedor» y de los posibles compradores, no me da el cuerpo para contaros el uso que le darían:
Pie pellicáne, Iesu Dómine,
me immúndum munda tuo sánguine:
cuius una stilla salvum fácere
totum mundum quit ab omni sælere…

COMUNIÓN EN LA MANO

Monseñor Juan Rodolfo Laise, OFM Cap., obispo emérito de San Luis (Argentina) es autor del libro  en español más completo y esclarecedor acerca de la Comunión en la mano. El prólogo de la obra puede leerse aquí. Ofrecemos algunos fragmentos de las conclusiones de una obra que debiera tener difusión masiva:

“…el trato con la Eucaristía es pedagógico, la falta de preocupación  por las partículas daña la doctrina. La Comunión en la boca, (...) es signo de la presencia real y sustancial del Señor y de la distinción esencial entre el sacerdocio común de los fieles y el sacerdocio ministerial.
Con frecuencia se minimiza el peligro de las profanaciones, diciendo que siempre existieron. En lo que respecta a las profanaciones involuntarias, con la Comunión en la boca, el uso de la bandeja de Comunión, las purificaciones prescriptas por el misal y el natural cuidado al dar y recibir la sagrada Forma el riesgo es prácticamente nulo. Con la Comunión en la mano se necesitaría un milagro para que en cada Comunión no caiga alguna partícula al suelo o quede en la mano del fiel. [Al hablar aquí de las profanaciones y sacrilegios que se cometen materialmente al recibir la Comunión en la mano no pensamos que se reduzcan a esto las faltas de respeto para con la Eucaristía; bien sabemos que es mucho más grave la Comunión sacrílega de quien no está debidamente dispuesto, ya sea ocasionalmente, ya de modo permanente, para recibirla dignamente. "Y si nos avergüenza y tememos tocar la Eucaristía con las manos sucias, más debemos temer recibir esa misma Eucaristía en un alma manchada" (S. Cesáreo de Arles, Sermón 44, 6). Sin embargo no por esto debemos dejar de advertir sobre las ocasiones de cometer aquellas irreverencias en las que mucha gente bienintencionada cae con frecuencia por inadvertencia.]
En cuanto a las profanaciones voluntarias nadie puede negar que se facilitan considerablemente las circunstancias para quien quiera robar una hostia consagrada. Se dice que en todas las épocas se produjeron inevitables sacrilegios y eso es cierto, pero en tan escaso número que no motivaron una especial legislación por parte de la Santa Sede, pues la misma forma de distribuir la Comunión dificultaba la sustracción de las hostias, mientras que tanto ahora como antes del s. X fueron necesarias recomendaciones especiales de la autoridad eclesiástica para evitarlo.
Pero además de facilitarse la caída de partículas o el robo de hostias con fines sacrílegos, se ha dado lugar a una trivialización de la recepción de la eucaristía dando ocasión a una novedosa forma de sustracción: con frecuencia gente no creyente (en gran parte turistas que asisten a celebraciones multitudinarias) por curiosidad lleva como "souvenir" una hostia consagrada durante la celebración y recibida en la mano en el momento de la Comunión [Esta práctica, lamentablemente bastante difundida hace tiempo, se hizo notoria recientemente cuando el 9 de abril pasado se puso en "subasta" en internet, en el conocido sitio eBay, lo que se presentó como una hostia consagrada por el Papa Juan Pablo II durante una Misa que celebró en Roma en 1998 para festejar el 20° aniversario de su pontificado. El vendedor, un residente en la jurisdicción de la diócesis de Sioux City, lowa (EEUU) aunque no católico, asistió a esa ceremonia: "yo no soy Católico, pero encontré todo esto tan interesante!", relata él mismo en su listado de eBay, y continúa "consumí una hostia, entonces volví y obtuve otra para guardar y él (refiriéndose al sacerdote) me dio la otra, aunque recibí una mirada muy enojada!". Luego de la muerte de Juan Pablo II puso la hostia en subasta junto otros recuerdos obtenidos en la misma ocasión: un folleto de la Misa, cuatro estampillas y un destapador de botellas que el vendedor afirma que fue bendecido por el Papa porque lo tenía consigo durante la misa. El artículo fue adquirido por 2.000 dólares por un hombre de California. La Diócesis de Sioux City se ha quejado oficialmente a eBay haciéndole notar lo inadecuado de la autorización de esta puesta en venta y tomó contacto con el vendedor. Finalmente el vendedor retiró el artículo de la venta, presentó sus excusas y lo entregó a las autoridades diocesanas quienes procedieron a su destrucción según la normativa de la Iglesia (cf. The Globe, The Newspaper for the Diocese of Sioux City, Iowa; Thee National Catholic Register, April 24-30, 2005]
Hablemos claramente: quien comulga en la boca sigue puntualmente no sólo la tradición recibida, sino la voluntad expresa de los últimos Papas y evita así ponerse en ocasión de pecado al dejar caer por negligencia fragmentos que son el Cuerpo de Cristo. Quien comulga en la mano no por esto peca ni comete personalmente un acto de desobediencia, pero elige una forma desaconsejada por los Papas, en sí menos reverente y más propensa a las profanaciones y cuya concesión fue fruto de la política del "hecho consumado".
El Papa no acepta el uso, pero da la posibilidad de disentir: quienes no lo siguen obran legalmente pero contra la voluntad del Sumo Pontífice. No recriminamos a nadie el elegir lo contrario a lo que el Papa recomienda, ya que él mismo lo permite, pero no nos parece leal ocultar esta situación haciendo creer que es una posibilidad más que ofrece la Iglesia. Por eso, no podemos dejar de desaprobar la forma de presentar los hechos en nuestro país, ocultando a los fieles la verdadera historia, la verdadera voluntad de Roma, el distinto valor de uno y otro rito, los peligros que trae consigo la Comunión en la mano y los bienes de que se privan los fieles al no comulgar en la boca Si realmente consideramos "adulto" y "maduro" al pueblo fiel no podemos ocultarle todo esto.”

LAISE, J. Comunión en la mano. Documentos e historia. 4ª ed. Vórtice, Bs. As., 2004. Páginas. 139-152, passim.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los mensajes son moderados antes de su publicación. No se publican improperios. Escriba con respeto, aunque disienta, y será publicado y respondido su comentario. Modérese Usted mismo, y su aporte será publicado.