lunes, 11 de febrero de 2013

BENEDICTO XVI ABDICA AMENAZADO DE MUERTE, Y SURGEN ESPECULACIONES SUBRE SU SUCESOR




Corría el día 11 de febrero de 2012 cuando se difundía la noticia. La administración del Vaticano vivió en un clima de tensión con intrigas de fondo y presuntas luchas palaciegas, que incluyeron rumores, filtraciones y desmentidos sobre mala gestión, o “primicias” sobre un seudocomplot para asesinar a Benedicto XVI.
Lo que más ha conmocionado a los modernistas infiltrados en la Iglesia Católica, ha sido el Motu Proprio que Benedicto XVI ha dictado, señalando el inicio de un camino a la restauración litúrgica a la cual existe una frontal oposición intraeclesial. La Misa que han rezado los grandes santos como Don Bosco, San Ignacio, San Agustín o Santo Tomás de Aquino, compendiada por San Pío V, hoy  prácticamente nadie sabe rezarla. De hecho, una señal de esta restauración litúrgica son las palabras que pronunció el Papa anunciando su abdicación, en latín  idioma desconocido hoy por muchos obispos y sacerdotes.
Esto es coincidente con los dichos del Cardenal Romeo: "El cardenal Romeo criticó ásperamente al Papa Benedicto XVI, por ocuparse esencialmente de la liturgia", afirma el Vatileak que fuera difundido. La realidad pasa por la "lex orandi, les credendi", por la restauración litúrgica y de la Fe tradicional de la Iglesia Católica, opuesta a los modernistas condenados ya por San Pío X en la Encíclica Pascendi. Todo lo que sea realizado en consonancia con tal Encíclica, recibe sistemáticamente la reprobación de los medios de comunicación y de los modernistas infiltrados en la Iglesia Católica.

"ASESINADO EN LOS PRÓXIMOS MESES"
El mismo portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, calificó de “delirante” un documento secreto en alemán según el cual el papa Benedicto XVI podría “ser asesinado en los próximos meses”, indicaba la noticia en un escrito revelado por el periódico Il Fatto Quotidiano.
Este documento, que retoma una declaración alarmante que habría hecho el arzobispo de Palermo, Paolo Romeo, en ocasión de un viaje a China en noviembre de 2011, existe. Pero no da absolutamente ninguna precisión sobre la naturaleza de los peligros y la identidad de los supuestos conspiradores.
El cardenal Romeo desmintió luego personalmente las afirmaciones que le atribuye el texto, declarándolo “carente de fundamento”.
El documento agrega un elemento perturbador, luego de evocar el complot de forma totalmente vaga, el despacho ultrasecreto se detiene en las luchas de poder en el Vaticano. Según este texto, Benedicto XVI tendría una relación “muy conflictiva” con el cardenal secretario de Estado (número dos) Tarcisio Bertone, y buscaría reemplazarlo.
El 11 de febrero de 2013 se difundía también la información denunciando que Benedicto XVI enfrenta una “rebelión de monseñores”. El diario del Vaticano L’Osservatore Romano denominó a una facción de la Curia romana, como “lobos” que acechan al pastor de la Iglesia Católica.
Los “Vatileaks” de ese momento abrieron especulaciones sobre un “paso al costado” del Sumo Pontífice. Los archivos revelados daban cuenta de sospechas de corrupción en las licitaciones inmobiliarias del Vaticano, manejos financieros irregulares en el Banco Vaticano e incluso de un “supuesto y disparatado” complot para asesinar a Benedicto XVI.

BERTONIANOS
Hubo quienes señalaron que Tarcisio Bertone habría estado detrás de la fuga de documentos, de esas filtraciones que formaban parte de una “rebelión de monseñores” contra Benedicto XVI. De hecho, la filtración de que Bertone no sería de completa confianza para Benedicto XVI y su posible remoción, sólo beneficiaba al mismo Bertone, victimizándolo y describiendo a Benedicto XVI como “el malo de la película”.
Entre las especulaciones que se daban a comienzos del año 2012, se afirmaba que al asumir Ratzinger todos esperaban que tuviese un “Papado de transición”. Sin embargo, Benedicto XVI debió hacer frente (aunque con ciertas ambigüedades) dictó el Motu Proprio que restauró la Liturgia de San Pío V en la Iglesia, algo que los modernistas habían considerado completamente “superado” y que no tendría vuelta atrás. De todos modos, el Motu Proprio ha pasado desapercibido para la absoluta mayoría de los feligreses, pero más desapercibido aún para los miembros de la Jerarquía eclesiástica. Este es un hecho fundamental que le ha granjeado a Benedicto XVI el repudio de muchos sectores intraeclesiales, incluso a pesar de haber cambiado la fórmula del Viernes Santo en que se aludía a los “pérfidos judíos” (que solo significa que los judíos no se han convertido, que no aceptan la Fe católica).
El Papa alemán se propuso sanear la imagen de la Iglesia, dialogando con concesiones a unos y otros (léase a ortodoxos y “heterodoxos), buscando de ese modo una cierta unidad intraeclesial que ofrezca además la consistencia interna ante las situaciones del mundo extraeclesial. Sin embargo, han sido las “concesiones a la ortodoxia” las que han desatado los verdaderos problemas.
El inmanentista intraeclesial, modernista, hereje o heterodoxo, sólo es capaz de ver en la Iglesia Católica una “lucha de poder”, sin apreciar jamás la influencia y participación fundamental del Espíritu Santo. Así, humanamente hablando, los inmanentistas intraeclesiales (pelagianos y semipelagianos), señalan que existe una lucha de poder que se remonta al momento de la muerte de Juan Pablo II.
En el siglo XIII, el Papa Celestino V habilitó la renuncia papal en el derecho canónico.

EL COMPLOT
Para el día 11 de febrero de 2012, se difundía la noticia de un complot para asesinar a Benedicto XVI.
La indiscreción, que en aquél momento fuera definida como "demencial" por el Vaticano, era divulgada por el diario italiano Il Fatto Quotidiano, según el cual el plan para deshacerse del Papa habría sido de alguna manera revelado por el arzobispo de Palermo, cardenal Paolo Romeo, en ocasión de un viaje a China en noviembre de 2011 y al respecto se publicaba una nota confidencial que sobre este argumento el cardenal Darío Castrillón Hoyos envió al Papa.
Paolo Romeo, habló en noviembre de 2011 con algunos interlocutores chinos "con gran seguridad y firmeza como si lo supiese con precisión" de la concreta posibilidad de que Benedicto XVI muera en el plazo de un año, según difundieron los medios de comunicación.
Asimismo, por otra parte, el purpurado también habría precisado que el Papa ya en aquél entonces pensaba en su sucesor, que sería el cardenal italiano Angelo Scola, expatriarca de Venecia y desde hace pocos meses arzobispo de Milán.

CARDENAL ANGELO SCOLA
Es amigo de Benedicto XVI desde hace 40 años, representa el sector más conservador y próspero.
A mediados de 2011 fue nombrado por el Papa como jefe de la Diócesis de Milán, la más importante, grande y rica de Europa. Tiene 1.107 parroquias, más de 5 millones de habitantes, 3.000 curas y 800 párrocos.
En Italia, la Diócesis de Milán ha sido también fundamental en el campo político, pues en esa zona la Iglesia ha sido activa en la oposición a Silvio Berlusconi, quien precisamente nació allí también.
Scola nació el 7 de noviembre de 1941, es hijo menor de un conductor de camiones llamado Carlos Scola y de una ama de casa llamada Regina Colombo. Tiene dos doctorados: uno en filosofía de la Universidad Católica del Sagrado Corazón (Milán) y uno en Teología de la Universidad de Friburgo (Suiza).
Conocedor de las lenguas italiana, alemana y francesa, Angelo Scola fue delegado cardenal en el Consistorio del 21 de octubre de 2003 e hizo parte del cónclave que en abril de 2005 eligió a Joseph Ratzinger como sucesor de Juan Pablo II. Es miembro de la Congregación para el Clero y de los Pontificios Consejos para la Familia y para los Laicos.
Scola fue ordenado como sacerdote en 1970. En ese entonces era conocido como un integrante del movimiento Comunión y Liberación (CL). Éste, el Opus Dei y los Legionarios de Cristo, según el diario El País de España, son los más prósperos y conservadores de Italia, y con el tiempo se han ido volviendo aún más ricos y aún más conservadores a través de la Compagnia delle Opere, que reúne unas 30.000 sociedades.
Según citado periódico español, hace 30 años Scola fue expulsado del seminario de la Diócesis de Milán. Sus defensores aseguran que fue por su relación con el fundador del movimiento CL, el sacerdote y teólogo Luigi Giussani. Otros afirman que fue porque el, entonces, joven seminarista sufría de depresión, informa Cadena3.

LA DENUNCIA
La denuncia afirmaba que el Papa moriría asesinado en noviembre de 2012, víctima de un "complot de muerte", según había revelado el cardenal de Palermo, Paolo Romeo, durante una visita a China, haciéndose eco de un documento confidencial (que ofrecemos íntegro al final de esta información) que el cardenal Castrillón hizo llegar al Papa a mediados de enero, durante el transcurso de una audiencia reservada.
Sin embargo, cabe señalar que en la nota (que es auténtica), se lee que el cardenal Romeo no habla específicamente de complot para asesinar al pontífice, limitándose a decir que el Papa podría morir en 12 meses. Por lo tanto, se deduciría entonces que habrían sido sus interlocutores chinos los que pudieron haber interpretado las palabras del arzobispo de Palermo como la revelación de un complot contra el jefe de la Iglesia Católica. Esto sin quitar importancia a la previsión del cardenal Romeo (quien sabe basada en que cosa) de que a Benedicto XVI, que en abril de 2012 cumplía 85 años.
EL VATILEAK
Texto íntegro del documento publicado por "il Fatto Quotidiano" del 10 febrero 2012
Asunto: Viaje del cardenal Paolo Romeo (20 de febrero 1938 en Acireale, Provincia de Catania, Italia), arzobispo de Palermo, a Beijing en noviembre de 2011.
Durante sus conversaciones en China, el cardenal Romeo ha profetizado la muerte del Papa Benedicto XVI en los próximos 12 meses. Las declaraciones del cardenal fueron expuestos, por la persona probablemente informada de una conspiración criminal seria, con tanta seguridad y firmeza, que sus interlocutores en China pensaron con horror que se está planeando un ataque contra el Santo Padre.


Viaje a Beijing

En noviembre de 2011 el cardenal Romeo se fue con visado de turista a Beijing, donde, de hecho, no se reunió con miembro alguno de la Iglesia Católica en China, pero sí con empresarios italianos, que viven o mejor trabajan en Beijing, y con diversos interlocutores chinos.
En Beijing, el Cardenal Romeo dijo que fue enviado personalmente por el Papa Benedicto XVI para proseguir y verificar las conversaciones iniciadas por el cardenal Darío Castrillón Hoyos, en marzo de 2010 en China.
También afirmó que él era la persona de contacto designada por el Papa para atender en el futuro las cuestiones entre China y el Vaticano.
En una entrevista confidencial, el cardenal Romeo ha informado a sus socios en China que, por su actividad para el Servicio Diplomático de la Santa Sede en la representación del Papa en Filipinas, estableció contactos con la Iglesia RKK1 clandestina y que, en virtud de esta experiencia, es la persona adecuada para tratar los problemas entre China y el Vaticano.
También afirma que fue, entre 1990 y 1999, Nuncio Apostólico en Colombia y, durante ese tiempo, trabajó con el cardenal Castrillón.
El cardenal Romeo sorprendió a sus interlocutores en Pekín, informando que él (Romeo) formaría una troika. Por lo tanto, para las cuestiones más importantes, el Santo Padre consultaría con él - Romeo - y con Scola.
Los chinos, por su parte, le comunicaron al cardenal Romeo lo siguiente: muchos cardenales se acercaron a China, pero que la visita más importante para las relaciones entre China y el Vaticano fue la del cardenal Darío Castrillón Hoyos, en marzo de 2010.

Secretario de Estado, Cardenal Bertone

El cardenal Romeo criticó ásperamente al Papa Benedicto XVI, por ocuparse esencialmente de la liturgia, sin tener en cuenta "los asuntos ordinarios", confiados por el Papa al cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de estado de la Iglesia católica romana.

La relación entre el Papa Benedicto XVI y su Secretario de Estado Cardenal Tarcisio Bertone sería muy conflictiva. En un ambiente de confidencialidad, el cardenal Romeo informó que el Papa Benedicto XVI odiaría literalmente a Tarcisio Bertone y estaría encantado de sustituirlo por otro cardenal. Romeo añadió que no habría otro candidato idóneo para ocupar su cargo y que, por eso, el Secretario de Estado, cardenal Tarcisio Bertone continuaba en su puesto
La relación entre el Secretario de Estado y el cardenal Scola sería también tan difícil y tormentosa

La sucesión del Papa Benedicto XVI:
En secreto, el Santo Padre se estaría ocupando de su sucesión y ya habría elegido al cardenal Scola como un candidato adecuado, por ser el que más cerca está de su propia personalidad. Poco a poco, pero inexorablemente lo estaría preparando y formando para que ocupe el cargo de Papa.
Asegura Romeo que, por iniciativa del Santo Padre, el cardenal Scola fue trasladado de Venecia a Milán, con el fin desde allí se vaya preparando tranquilamente para el papado.

El Cardenal Romeo continuó sorprendiendo a sus interlocutores en China, difundiendo una serie de rumores.
Seguro de sí mismo, como si lo supiese con precisión, el cardenal Romeo anunció que el Santo Padre tendría sólo 12 meses más de vida.
Durante sus conversaciones en China profetizó la muerte del Papa Benedicto XVI en los próximos 12 meses.
Las declaraciones del cardenal estaban basadas en informaciones de personas bien informadas de una conspiración criminal grave, con tanta seguridad y firmeza, que sus interlocutores chinos pensaron, con horror, que se está planeando un ataque contra el Santo Padre.
El cardenal Romeo se sentía seguro y no podía imaginar que las declaraciones hechas en esta ronda de conversaciones secretas podrían ser transmitidas por un tercero al Vaticano.
Con la misma seguridad, Romeo profetizó que podía asegurar desde ahora mismo, aunque siguiese siendo secreto, que el sucesor de Benedicto XVI será, en cualquier caso de origen italiano.
Como se describió anteriormente, el Cardenal Romeo subrayó, que después de la muerte del Papa Benedicto XVI, el cardenal Scola sería elegido Papa, aunque también cuente con enemigos importantes en el Vaticano.


VATILEAKS Y EL SUCESOR
Justamente, el 10 de febrero de 2012 se difundía la noticia del complot. Un año después, sorpresivamente, inconsultamente, Benedicto XVI anuncia que abdicará.
La noticia del complot fue desmentida, pero varios elementos anunciados en la nota que denunciaba la conspiración se están cumpliendo.
Los medios de comunicación anuncian como próximo “Papable” al Cardenal Angelo Scola, afirman que después de dos Papas no italianos, llega el turno de uno de esa nacionalidad.
Se abren así otras expectativas sobre el sucesor de Benedicto XVI, y además del cardenal italiano Angelo Scola, de 71 años, y del cardenal argentino Leonardo Sandri, se mencionan al cardenal canadiense Marc Ouellet, de 68 años, y el cardenal ghanés Peter Kodwo Appiah Turkson.
El analista Pedro García cree que la renuncia del papa podría tener relación con los recientes escándalos en el Vaticano. Sin embargo, dice, es solo un elemento que no puede explicar completamente la decisión, según informó Actualidad RT.

“Hay que buscar sentido en las propias palabras que ha hecho el papa en su comunicado y el tiempo dirá qué es lo que está pasando, pero sin duda están pasando cosas”, indicó Pedro Alberto García Bilbao, doctor de la Universidad Pontificia de Salamanca.
Según el analista, ha ocurrido algo que “ha extinguido la voluntad” del actual Sumo Pontífice para hacer frente a la situación y a los problemas, y recuerda que “un papa puede perfectamente administrarse, dosificar su esfuerzo, su presencia pública” para contrarrestar el cansancio de una persona de edad.

PERSECUCIÓN EXTREMA…
En el medio, hay muchas profecías sobre el fin de los tiempos y su vinculación con cada Papa. Algunos hablan de que viene un Papa que vivirá en persecución extrema.
Según Actualidad RT, está planeado que el cónclave se reúna a comienzos de marzo para elegir a un nuevo pontífice, labor que según el periodista Franco Olivo es “muy complicada, ya que nunca se sabe qué va a ocurrir cuando se reúna el colegio de cardenales. Los italianos, que solían ser la porción más fuerte ya no lo son, ya no hay una mayoría absoluta en el colegio de cardenales”, concluyó Olivo.
Finalmente, el analista García Bilbao cree que lo que más debe preocupar a la comunidad católica es averiguar lo que realmente le sucede al Papa, antes que intentar adivinar el nombre de quién puede ser su sucesor, tema que debe “estar en segundo plano”. No obstante, García considera muy posible que un representante latinoamericano, como el cardenal argentino Leonardo Sandri, llegue al Vaticano.
El cardenal argentino Leonardo Sandri es uno de los candidatos a suceder al papa Benedicto XVI una vez que renuncie a su cargo, el 28 de febrero.
Según analizó Esteban Caselli, embajador argentino en Italia entre 1997 y 2000 y ante la Santa Sede durante el papado de Juan Pablo II, "hay grandes posibilidades de que el cardenal Sandri" asuma su lugar.
"Sandri fue asesor de asuntos generales en la Secretaría de Estado en el Vaticano y fue la voz de Juan Pablo II cuando ya estaba mal de salud", recordó Caselli en diálogo con "Hola Chiche" en Radio 10 de Argentina. Asimismo, Caselli indicó las humanas expectativas de que se buscará un "Papa joven" para que pueda permanecer en el cargo al menos 15 años y, en ese sentido, Sandri tiene 68 años, lo que es considerado joven para atravesar esa situación.

PRÓXIMO CÓNCLAVE
En el cónclave para la elección del Papa, que se celebrará a mediados de marzo, probablemente entre quince y veinte días después del 28 de febrero, fecha de la renuncia de Benedicto XVI, participarán 120 cardenales del Colegio Cardenalicio vaticano.
El cónclave se reúne habitualmente en la Capilla Sixtina dentro del complejo vaticano y empieza unos quince días después de producirse la vacante, aunque el Colegio Cardenalicio puede establecer otra fecha, que no debe exceder los veinte días.
Los prelados, en total aislamiento, se alojan en el edificio denominado "Domus Sanctae Marthae" o residencia Santa Marta, mandado construir por Juan Pablo II en el interior de la Ciudad del Vaticano. Para ellos rigen las estrictas normas del secreto: tienen prohibido mantener conversaciones telefónicas o correspondencia con el exterior, y los teléfonos celulares y la televisión están vetados en estos días.
En 2007 Benedicto XVI modificó las reglas para la elección de su sucesor. Ahora, para elegir al sucesor del Papa será necesario obtener la mayoría de los dos tercios de los votos de los cardenales electores en todos los escrutinios.
El proceso de votación en el cónclave se divide en tres partes: 'pre-escrutinio' (donde se preparan las papeletas y se elige, entre otros puntos, quién será el encargado de leerlas), el 'escrutinio' propiamente dicho, así como 'post-escrutinio', donde se recuentan los votos y queman las papeletas. Con ello, en la tarde del primer día se realiza un escrutinio, que se repetirá hasta en los tres días siguientes, dos veces por la mañana y otras dos por la tarde, hasta que no se consiga la citada mayoría de dos tercios.
   "Si al cabo de tres días no se ha conseguido el sucesor se convoca un día para el retiro y la oración de los cardenales", indica Izquierdo, pudiendo llegar hasta las 21 votaciones. Asimismo, la nueva normativa del Papa Ratzinger establece que cuando llegue el turno de voto de los dos cardenales más votados, éstos no podrán participar en la votación.
En lo referente al nombre de los candidatos, debe figurar en la papeleta escrito con una caligrafía distinta a la particular de cada cardenal, y está prohibido a los electores desvelar a cualquier otra persona noticias sobre las votaciones, antes, durante y después de la designación del nuevo Papa. Después de cada elección se queman las papeletas.
La tradición indica que los cardenales provoquen con paja seca o húmeda que el humo sea negro si no se ha elegido Papa, o blanco si la votación ha dado como resultado la elección del nuevo Pontífice.
Una vez que el elegido "acepta su elección canónica" como Sumo Pontífice, el primero de los diáconos -cardenal Protodiácono- anuncia desde el balcón de la Basílica vaticana la elección del nuevo Papa con la tradicional fórmula: "Nuntio vobis gaudium mágnum: Habemus Papam!" y este último imparte la bendición "Urbi et Orbi".

RENUNCIA BENEDICTO XVI Y EL 28 DE FEBRERO DE 2013 COMIENZA EL PERÍODO DE SEDEVACANTISMO ¿QUIÉN SERÁ SU SUCESOR?




El mismo Papa Benedicto XVI anunció sorpresivamente que abdicará al Pontificado el día 28 de febrero, debido a que  ya no tiene el suficiente “vigor del cuerpo y el espíritu (…) para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado”. Lo hizo en latín, durante un consistorio en Roma. Entonces comenzará un período de sede vacante hasta que se elija al nuevo Papa. El anuncio prácticamente no tiene precedentes en la Iglesia Católica.

LA ABDICACIÓN
“En el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la Fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado”, dijo en latín durante un consistorio para la canonización de los mártires de Otranto.
“Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio cetrino”, añadió. Joseph Ratzinger resaltó además que renuncia “con plena libertad”.
La abdicación será efectiva desde el 28 de febrero a las 20 (19 GMT). Entonces comenzará un período de “sede vacante” en el cual se convocará el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.
El último Papa que había dimitido fue Gregorio XII, quien renunció en 1415 como parte de un acuerdo para poner fin al Gran Cisma de Occidente entre varios papas que se disputaron la autoridad pontificia.
Cuando Benedicto XVI fue elegido Papa a sus 78 años -convirtiéndose entonces en el Papa de más edad en ser elegido en casi 300 años- ya tenía previsto retirarse de su función previa, como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, un cuerpo ortodoxo del Vaticano, para pasar sus últimos años escribiendo en la "paz y tranquilidad" de su natal Baviera, en Alemania.

PRÓXIMOS PASOS
Según el vocero del Vaticano, cuando el 28 de febrero deje de ser Papa, Joseph Ratzinger irá a Castel Gandolfo y luego a un monasterio de monjas de clausura en Roma.
Quedarán numerosos problemas por resolver. El Camarlengo será el encargado de convocar la reunión de Cardenales que por inspiración del Espíritu Santo designará al próximo sucesor de San Pedro, en el período de sede vacante.
Una serie de problemas quedarán irresueltos: intraeclesialmente el modernismo pelagiano o semipelagiano inmanentista con las heterodoxias y abusos litúrgicos en pos de una “espiritualidad del corazón sin ataduras”, la fidelidad a la Tradición y al Magisterio en un único sentido inalterado desde el mismo Jesucristo al presente y el significado del Concilio Vaticano II, motivo principal de la cuestión con la Fraternidad Sacerdotal San Pío X fundada por SER Mons. Marcel Lefebvre. Extraeclesialmente, el diálogo con otros cultos no católicos y el modo en que debe realizarse tal prédica (es decir, como siempre se hizo, o como pretendió realizarse después del Concilio Vaticano II con el “espíritu del Concilio”), y el problema del Nuevo Orden Mundial aceptado por Benedicto XVI en las Encíclicas, así como en documentos donde aconsejó la injerencia de organismos financieros internacionales en la economía de los países (en el Compendio de Doctrina Social de la Iglesia), o como en la Encíclica Caritas in Veritate donde aconseja un gobierno mundial con un presupuesto tácito de catolicidad que por no ser explícito queda en la ambigüedad en su expresión. Otras cuestiones son las teologías de “laboratorio” de inspiración casuista que sugieren la aplicación del mal menor como fundamento de acciones morales (el ejemplo del prostituto con SIDA que usa profiláctico como “principio de moralidad”) y otras frases semejantes que no forman parte del Magisterio y que como simple opinión personal son contradictorias con la Teología Moral. La falta de sanción no solo a curas pederastas, sino a miembros de la Jerarquía que cometen abusos litúrgicos o que explícitamente realizan prédicas contrarias a la Tradición, al Magisterio y al mismo Sumo Pontífice, aparecen como un aliciente y una promoción de tales acciones. Los nuevos movimientos que van siendo aprobados, además, gozan de postulados heterodoxos, y el número de sus adherentes son antepuestos a la ortodoxia en la enseñanza y a la virtud en las acciones. El drama litúrgico será uno de los mayores desafíos del próximo Papa: o se decide por el Rito Tradicional, o por la denominada “Misa nueva”, ya que ambas no pueden coexistir, y los feligreses deberán optar si aman más a Dios o a la guitarra y la musiquita chiqui-chiqui en la Iglesia.
Empiezan así a surgir nombres de potenciales sucesores, hallándose el Cardenal Leonardo Sandri entre ellos. El otro, sería de la orientación del Cardenal Angelo Sodano, quien se mostró sorprendido ante el anuncio.
Hubo una señal de desautorización del Papa, por haber quedado todo su círculo al margen de la decisión de abdicar, sin haber siquiera sido consultado sobre el tema al Cardenal Tarcisio Bertone, quien es Secretario de Estado y Camarlengo, el máximo desautorizado, el cual además es de edad avanzada y tampoco estaría en condiciones de asumir como Papa. Muchos le han atribuido  a Bertone ser la causa de los “Vatileaks”, y la desautorización del papa implicaría también la de sus “protegidos” para una designación del próximo Vicario de Cristo.
Leonardo Sandri, por su parte, nació en 1943, y sería el primer americano en ocupar la función en caso de que por inspiración del Espíritu Santo fuese designado Papa. Sandri actualmente es Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales y consejero de la Comisión Pontificia para América Latina (CAL) entre otros puestos. Se hizo famoso por anunciar públicamente la muerte de Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro.
 



TECNOLOGÍA VATICANA
El papa Benedicto XVI pedía confianza en el "poder de la misericordia de Dios" en su último mensaje, en su cuenta de Twitter. "Confiemos siempre en el poder de la misericordia de Dios. Todos somos pecadores, pero su gracia transforma y renueva nuestra vida", dice el twit en la cuenta del papa en castellano, @pontifex_es.
Benedicto XVI, había lanzado oficialmente su primer mensaje a través de esa red social el pasado 12 de diciembre, cuando aseguraba unirse "con alegría" a todos los "twiteros".
El papa alemán, el primer Pontífice en la Iglesia católica en estar presente en las redes sociales, acumuló más de 648.000 seguidores solamente de su cuenta en castellano.
En inglés, Benedicto XVI tiene más de 1,5 millones de seguidores a través de Twitter, mientras que son casi 78.100 personas las que le siguen en su cuenta en portugués y unas 16.500 en la de latín (@pontifex_ln).
En los twits publicados en estos dos meses, Benedicto XVI también formuló preguntas a sus seguidores tales como "¿Qué tradición familiar navideña de tu niñez recuerdas todavía", fechada el día de Navidad. "En nuestro camino de fe hay momentos de luz y de oscuridad. Si quieres caminar siempre en la luz, déjate guiar por la Palabra de Dios", decía el mensaje del 19 de diciembre.

SU TRAYECTORIA
Benedicto XVI es el pontífice número 265 de la Iglesia Católica, obispo de Roma y séptimo Jefe del Estado Vaticano.
El alemán Joseph Ratzinger, de 85 años, había sido elegido Papa el 19 de abril de 2005 en el primer Cónclave del siglo XXI, tras la muerte de Juan Pablo II.
Nacido en Marktl am Inn, en Alemania, el 16 de abril de 1927, Ratzinger participó en la II Guerra Mundial, en los servicios antiaéreos alemanes.
Posteriormente, estudió en la Escuela Superior de Filosofía de Freising y se doctoró en teología por la Universidad de Munich.
El 29 de junio de 1951 fue ordenado sacerdote y optó por la labor docente. Fue profesor de Teología y de Dogmática e Historia del Dogma en diversas universidades alemanas.
Intervino como consultor del arzobispo de Colonia en el Concilio Vaticano II y en marzo de 1977, fue designado arzobispo de Munich y Freising.
Ese año, se convirtió en cardenal y en 1981 prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (antiguo Santo Oficio). En ese puesto fue confirmado en 1996 por tiempo indefinido.
Responsable de las medidas disciplinarias adoptadas por el Vaticano contra los teólogos de la liberación, Ratzinger fue nombrado en 2002 Decano del Colegio de Cardenales, y como tal, fue el "primus inter pares" entre los purpurados.
Le correspondió oficiar la misa de funeral por Juan Pablo II fallecido el 2 de abril de 2005 y la misa "pro eligiendo pontífice", previa al cónclave por él convocado para elegir al sucesor del Papa.
El 19 de abril de 2005 fue elegido Papa en el segundo día de cónclave y al cuarto escrutinio.
Para su Pontificado eligió el nombre de Benedicto XVI y se convirtió en el Papa 265 de la historia de la Iglesia y el sexto alemán desde Víctor II (1055-1057).

TEXTO DEL ANUNCIO DE ABDICACIÓN
A continuación reproducimos el texto completo del anuncio realizado por el Papa Benedicto XVI:

"Queridísimos hermanos,

Os he convocado a este Consistorio, no sólo para las tres causas de canonización, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia.

Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino.

Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando.

Sin embargo, en el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado.

Por esto, siendo muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que me fue confiado por medio de los Cardenales el 19 de abril de 2005, de forma que, desde el 28 de febrero de 2013, a las 20.00 horas, la sede de Roma, la sede de San Pedro, quedará vacante y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

Queridísimos hermanos, os doy las gracias de corazón por todo el amor y el trabajo con que habéis llevado junto a mí el peso de mi ministerio, y pido perdón por todos mis defectos. Ahora, confiamos la Iglesia al cuidado de su Sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, y suplicamos a María, su Santa Madre, que asista con su materna bondad a los Padres Cardenales al elegir el nuevo Sumo Pontífice.

Por lo que a mí respecta, también en el futuro, quisiera servir de todo corazón a la Santa Iglesia de Dios con una vida dedicada a la plegaria.

Vaticano, 10 de febrero 2013

BENEDICTUS PP. XVI".

SU ACCIÓN COMO PAPA
Su primer viaje oficial fuera de Italia lo realizó en agosto de 2005 a Alemania, su país natal, donde visitó la sinagoga de Colonia, la segunda vez que un papa pisaba un templo judío desde que Juan Pablo II entró en el de Roma en 1986 y la primera de un pontífice al país del Holocausto. En Alemania, Ratzinger condenó con dureza el nazismo.
En sus años de pontificado ha visitado una veintena de países, entre ellos España, donde viajó en tres ocasiones, 2006, 2010 y 2011. Argentina quedó excluida de los países que visitó.
Ha publicado tres encíclicas "Deus caritas est" (2006); "Spe salvi" (2007) y "Caritas in veritate" 2009 y el nuevo compendio del Catecismo de la Iglesia Católica en 2005.
En 2007 suprimió la elección de Papa por mayoría simple, propició la celebración en la misa en latín, según el rito tridentino y en 2008, modificó, del Missale Romanum, la plegaria por los judíos.
El mismo año 2007, según informó AICA el 24 de abril de ese año, cuestionó la existencia del Limbo. “La esperanza de salvación para los niños que mueren sin el bautismo”, el título del documento de 41 páginas, preparado por la Comisión Teológica Internacional y aprobado por Benedicto XVI el 19 de abril, la conclusión de los teólogos confirma que los niños sin uso de razón que mueren sin ser bautizados tienen abiertas las puertas del Paraíso. El documento supera la concepción del limbo, lugar en el que, según algunas escuelas teológicas, estos niños gozaban de una felicidad natural, pero no tenían la visión de Dios, pues refleja “una visión demasiado restrictiva de la salvación”. Por eso, defiende la tesis que subraya cómo la misericordia de Dios “quiere que todos los seres humanos se salven”.”
En 2009 anuló la excomunión a los obispos ordenados por Mons. Marcel Lefebvre y abrió las puertas de la Iglesia de Roma a los tradicionalistas anglicanos.
En 2010 promulgó el documento para luchar contra el blanqueo de dinero en las instituciones financieras vaticanas, el primero decretado por un pontífice. Es importante saber que la Institución del Vaticano para las finanzas no era una institución bancaria ni financiera como las del sistema internacional, sino que era sui géneris y por ello exenta de la aplicación de normativas internacionales en la materia.
Ese año, el quinto de su pontificado, fue el más complicado por las denuncias de casos de sacerdotes pederastas, que incluso afectaron al propio pontífice al que se acusó de no atajar el problema durante su labor como arzobispo de Munich y en su etapa de prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
En 2011 se publicó la segunda parte de su libro "Jesús de Nazaret", en el que exonera a los judíos de ser responsables de la muerte de Jesús, y en 2012 se convirtió en el segundo Papa que visita Cuba en la historia de la Iglesia, después de Juan Pablo II. También en 2011 el Papa participó del encuentro Inter.-religioso de Asís, oportunidad en la que previamente advirtió: "Haré de todo para que sea imposible una interpretación sincretista o relativista del evento".
En 2012 surgió todo el problema de las filtraciones de los denominados “Vatileaks”. En noviembre de 2012 presentó "La Infancia de Jesús", en el que sorprendió con su reflexión sobre la ausencia de la mula y el buey en el pesebre donde nació Jesús.
Ha proclamado 34 santos y alrededor de 600 beatos, entre ellos a su mismo predecesor, el Papa Juan Pablo II el 1 de mayo de 2011. Benedicto XVI inauguró el 29 de junio de 2011 el portal multimedia de Internet del Vaticano, "News.va", con un mensaje en Twitter, la primera vez en la historia que un Pontífice empleaba este modo de comunicación. "Queridos amigos, acabo de lanzar News.va. ¡Alabado sea nuestro Señor Jesucristo! Con mis oraciones y bendiciones", señaló el mensaje del papa, justo el día en el que celebraba sus 60 años sacerdotales. El 12 de diciembre de 2012, lanzó su primer tuit en la red Twitter, a través de su cuenta @pontifex_es.


14 DE FEBRERO DE 2013: “UN BUEN DÍA PARA SER DURO DE MATAR”

video





A “Good Day to Die Hard”, titulada “La Jungla: Un buen día para morir” en España y “Un buen día para ser Duro de Matar” en Hispanoamérica, es la quinta entrega de la saga de películas Die Hard, la cual está protagonizada por Bruce Willis.
La secuencia de la estación de policía en Brooklyn, donde McClane se entera de que su descarriado hijo ha sido encarcelado en Moscú, marca la primera aparición del personaje en la película.
Lucy (Mary Elizabeth Winstead, quien repite su papel de Live Free or Die Hard) deja en el aeropuerto a John McClane, interpretado por Willis, quien al llegar a Moscú se entera de que Jack, lejos de ser un criminal, es un agente de la CIA que lleva tres años en una misión encubierta para proteger a un ladrón convertido en informante ruso, de nombre Komarov. Después de haber recapacitado, Komarov está decidido a testificar en contra de su ex socio, Chagarin, y frustrar sus ambiciones por conseguir un puesto más alto en la política.  
 “Este es un giro inesperado con respecto a los escenarios habituales en los que McClane pasa a ser el invitado imprevisto a la fiesta, que arruina un plan bien concebido de un criminal brillante”, comenta Young. “En esta ocasión, arruina la meticulosa y peligrosa operación encubierta de su propio hijo”. 
Desde su primera aventura en 1988 en el Nakatomi Plaza, John McClane siempre se ha encontrado en el lugar equivocado en el momento menos oportuno. Esta vez McClane se enfrentará al mayor desafío en el que jamás se ha visto metido y en un escenario internacional, en el cual su distanciado hijo, Jack, se encuentra encerrado en una prisión por un líder ruso. Padre e hijo tendrán que luchar y trabajar juntos para mantenerse vivos y derrotar al enemigo.
Bruce Willis es nuevamente el detective John McClane en “Duro De Matar: Un Buen Día Para Morir”, que se desarrolla en medio de un mortífero acto de corrupción y una venganza política en Rusia.
Al ser hijo del policía más famoso de Nueva York, Jack prueba que el dicho “de tal palo tal astilla” es cierto. Demuestra el sentido del deber, valor y disposición de su padre cuando se trata de poner su vida en riesgo para proteger a otros. 

“Jack ha estado viviendo como ruso, hablando el idioma e infiltrándose en diferentes grupos para intentar obtener información secreta de Chagarin y asegurarse que no pueda lastimar a Komarov en prisión”, comenta Courtney. “Queda impactado cuando su papá llega en un momento crucial y lo pone al descubierto. No quiere su ayuda; de hecho, no quiere tener nada que ver con él. Jack está determinado a probar que puede hacer esto por sí solo, bajo sus propios términos y de que no necesita a nadie más”. 

Con la inminente fecha del juicio de Komarov, Jack se hace encarcelar de manera intencional para que pueda vigilar más de cerca al ruso. Cuando los dos hombres son llevados juntos a corte, Jack asume que tiene todo bajo control. No es así.  

Chagarin ha enviado a su secuaz Alik (Rasha Bukvic) y a un equipo paramilitar a sacar a Komarov de la sala de juicios. Una explosión ensordecedora arroja repentinamente a espectadores y jurados en contra y a través de las paredes. 

“Los tipos malos irrumpen para llevarse a Komarov, por lo que la hemos convertido en un drama Brechtiano”, bromea el director John Moore. “Hacer estallar un edificio no es la manera habitual para capturar a alguien, porque el riesgo de que se lesione la persona por la que van es demasiado elevado. Pero debido a que Jack y Komarov se encuentran en cajas contra balas, se convierte en algo bastante ingenioso”. 

Jack y Komarov logran huir de la destrucción, y un sorprendido John McClane corre tras ellos. Jack y Komarov se hacen de un camión, y, con Alik tras ellos en una cercana persecución y John un poco más atrás en su propio vehículo “prestado”, se embarcan en una de las secuencias de persecución más espectaculares jamás vistas en cine. 



McClane llega a Moscú para localizar a su alienado hijo, Jack (Jai Courtney), y queda asombrado al descubrir que éste trabaja de manera encubierta para proteger a Komarov, un informante del gobierno. Con sus propias vidas en riesgo, los McClane se ven obligados a superar sus diferencias para poder salvaguardar a Komarov y frustrar un crimen potencialmente desastroso en el lugar más desolado del planeta —Chernóbyl. 
Cuando McClane se entera de la verdadera profesión de su hijo, lo llama el “007 de Plainfield, Nueva Jersey”. Pero es un largo camino de Plainfield a Moscú, y John y su hijo Jack están a punto de tener una reunión familiar que nunca olvidarán. 
Ya han pasado 25 años desde que Duro de Matar irrumpió con el héroe John McClane, y cambiando el paradigma de las películas de acción. McClane es alguien con el que uno se puede sentir identificado. Un hombre normal, común y corriente, a quien las circunstancias lo obligan a emprender una tarea extraordinaria. Esto es lo que lo diferencia con respecto a los héroes de cómics de la mayoría de las películas de acción, y que lo ha convertido en uno de los personajes más populares en la historia del cine. 

Cerca de la entrada al Parque Freedom Square en Budapest, frente a la embajada de los EEUU, los espíritus de dos íconos americanos —uno real, el otro cinematográfico, ambos míticos— se intersecan en la sombra de un monumento de guerra ruso. Una estatua de bronce de Ronald Reagan mira hacia el monumento de concreto de casi 5 metros de alto, con la estrella de la ex Unión Soviética en todo lo alto. A sólo unos cuantos pasos, adentro de un edificio gigantesco que alguna vez albergó la estación de televisión comunista de Hungría, el legendario Bruce Willis se pasea por un set hechizo que hace las veces de una estación de policía en Brooklyn. 

El espectro de la ex Unión Soviética se cierne a lo largo de todo el parque, así como la estatua de Reagan y la línea narrativa de Duro De Matar: Un Buen Día Para Morir. Durante los últimos años de la Cortina de Hierro, los antagonistas rusos de la película, Komarov y Chagarin, idearon un plan para robar cientos de millones de dólares en plutonio de la planta nuclear de Chernóbil. Veintisiete años más tarde, el final de esta sinfonía de latrocinio se llevará a cabo en Moscú, y su clímax resonará a través de los pasillos de las cortes rusas, las fortunas de los poderosos oligarcas y las vidas de dos inesperados entrometidos estadounidenses: John McClane y su hijo Jack. 


Willis es McClane, y apreció la oportunidad de volver a visitar al querido personaje que tiene un hábito por estar en el lugar equivocado en el momento correcto. ¿Acaso los problemas encuentran a John McClane o es él quien los busca? “Bueno, ciertamente tiene una atracción hacia los problemas”, comenta el actor, “pero sí, los problemas parecen estar decididos a encontrarlo”. 

“Me parece una labor interesante alcanzar los estándares que establecimos en la serie, además de que disfruto encontrarme con McClane en diferentes etapas de su vida”, continúa Willis. “En esta historia se encuentra en un momento en el que los hombres tienden a reflexionar acerca de su pasado. Para McClane, es la relación distanciada que tiene con su hijo. No han hablado en algún tiempo y la primera noticia que ha recibido de él es de su arresto en Moscú”. 

La premisa del guión (escrito por Skip Woods y Jason Keller) nació a partir de una idea de Willis, quien estaba interesado en explorar una historia padre-hijo, teniendo como fondo un escenario peligroso que los obliga a encontrar una manera de superar sus diferencias para sobrevivir. 

Sus diferencias son abundantes y profundas. “Jack hace las cosas como deben de hacerse, y John raramente sigue las reglas y usa cualquier cosa que esté a la mano para lidiar con la situación”, explica Willis. 
El productor Alex Young comenta: “La cuestión se convirtió en cómo podíamos tomar la médula de esto, la relación entre un padre y un hijo, quienes están cortados con la misma tijera, pero tienen un pasado tenso y grandes malentendidos, y colocarlos en un lugar donde están atrapados y no pueden pedir ayuda”. 
El productor Wyck Godfrey dice que el reto de ver a McClane “implementar sus habilidades en una tierra extranjera, donde es como un pez fuera del agua, es un elemento intrigante de la película. No conoce el idioma, la cultura, ni sabe cómo está la situación, así que tiene que hacer algo que nunca antes ha hecho —confiar en alguien”. 
Ese alguien es su hijo. Al igual que las previas películas de Duro de Matar, Duro De Matar: Un Buen Día Para Morir gira en torno a los miembros familiares en peligro, y la disposición de John McClane para hacer lo que sea para salvarlos. En las primeras dos películas era su esposa; en la cuarta, su hija. Ahora su hijo está en problemas, y McClane teme que ya sea demasiado tarde para detener el espiral en el que Jack ha entrado hacia una vida criminal. 
“Es algo que John no puede ignorar porque involucra a su familia —y como hemos visto en películas previas de Duro de Matar, no te metes con la familia de John McClane”, comenta John Moore. 

Cuando la identidad de Jack es revelada como consecuencia de la persecución, él y su padre intentan sacar de manera segura a Komarov de Moscú. El perturbado ruso se encuentra repentinamente en medio de las discusiones de los McClane y en un lugar más peligroso que la prisión, dado que John parece ser alguien bastante irreflexivo y de armas tomar. Pero los tres hombres están decididos a salir de la ciudad por cualquier medio necesario, por lo que comienzan a forjar una alianza incómoda. 

El actor aclamado internacionalmente Sebastian Koch comenta: “Komarov sospecha de los McClane e intenta encontrar la manera de ser parte de la toma de decisiones. Ha cooperado con la CIA en sus esfuerzos por agarrar a Chagarin, pero él tiene sus propias ideas de cómo derrotar a su enemigo, y sus propias ambiciones acerca de la vida después de la prisión. Komarov tiene un hija (Yuliya Snigir) con quien lleva una relación difícil, así que entiende y es solidario con el distanciamiento que John McClane tiene con su hijo”. 
“Komarov es misterioso”, continúa Koch. “No siempre es compasivo y no sabemos qué es lo que lo impulsa a hacer lo que está haciendo”. 
No sabemos cómo son los detalles de la película, pero sí algunos adelantos que nos ha ofrecido la empresa cinematográfica previo al estreno, que aquí hemos comentado.
¿14 de febrero? Un buen día para ser Duro de Matar…