lunes, 22 de septiembre de 2014

VOTAR O NO VOTAR II: PRUDENCIA EN LAS OPCIONES



Por Emilio Nazar Kasbo

Hicimos referencia en un artículo anterior a la opción de votar o no votar, y las consecuencias prácticas de ambas, en referencia a la diferencia surgida entre el Dr. Antonio Caponnetto y el Dr. Héctor Hernández a raíz del comentario sobre el libro “La perversión democrática” del primero efectuada por el segundo en la Revista Gladius N° 89 (Ref: http://diariopregon.blogspot.com.ar/2014/09/votar-o-no-votar-esa-es-la-cuestion.html)

EL MAL MENOR
Al respecto del dilema de si votar o no votar, o de si votar siempre es pecado en tanto que se efectúe en las actuales condiciones “democráticas”, debemos realizar algunas reflexiones más que han quedado en el tintero.
El mal menor se encuentra condenado por la Moral de la Iglesia Católica en tanto que el mismo implique hacer propuestas malas, sabiendo que son malas y esperando con ello que tal mentira triunfe sobre otras peores, ya que ello es claramente inmoral. Pero el mal menor siempre es un mal, y como tal, es un pecado. Pero si entre diversas opciones se elige la mejor, siendo tales opciones todas ellas malas, cabe la distinción de si se está eligiendo (o votando) un mal en sí, o si se está eligiendo el bien mayor de entre diversos males, es decir, el mayor bien posible que las opciones permiten. Y en este caso, claramente no se estaría cometiendo un pecado, sino ejerciendo un acto de prudencia, limitado a la situación concreta. En tales casos, incluso la abstención puede ser una opción, aunque la misma permite que las cosas sigan su curso por la acción de otros, y tal abstención sería el mal menor también entre las diversas opciones posibles, de modo que también podría estar pecando por omisión si la decisión no resulta prudente. Y todo ello, siempre que seamos sujetos activos de la decisión, es decir, quienes deciden o votan simplemente.
En cambio, si la responsabilidad propia es de ser quien propone una opción, no cabe para un católico en este caso proponer una mentira para que “triunfe la verdad”. En este caso, solamente cabe proponer como opción la verdad completamente planteada, pues de lo contrario sí habría una gravísima responsabilidad.

SITUACIONES EXTREMAS
Ante determinadas situaciones, se debe optar entre males. Por ejemplo, si nos situamos en lo vivido por la tripulación y los pasajeros del Titanic, nos daremos cuenta de las diversas opciones que se plantearon al Capitán del buque.
El Titanic, como le habían pintado, ni Dios podría hundirlo, y en tal confianza no fueron puestos suficientes botes salvavidas para toda la tripulación y pasajeros. Ante el infortunio por el cual la Providencia de Dios dispuso que el buque chocara contra un iceberg, la sentencia estaba dada y comenzó una carrera contra reloj.
 La representación cinematográfica graficó dos situaciones, que hacen al destino del ser humano: quienes se sumían en la desesperación por buscar un lugar en un bote o tener al menos un salvavidas para flotar, y la de quienes asumiendo su propio fin se dedicaban con total naturalidad a disfrutar de la música de la orquesta gozando de la situación con la seguridad de que estarían hundiéndose. Tal vez si hubo algún sacerdote, alguno habrá tratado de confesarse pensando en el destino de la propia alma, pero seguramente habrán sido muy pocos.
En esta situación, es obligación del Capitán ser el último en abandonar el buque, y al momento de ordenar el uso de los botes salvavidas, disponer que primero ingresen en ellos “las mujeres y los niños”, y luego los demás. Ahora bien, esta decisión, implica descartar a otras personas que podrían tener la posibilidad de salvar su vida: se está eligiendo un mal menor, porque su decisión involucra la posible muerte de muchos pasajeros, salvando sólo a algunos. Sin embargo, el Capitán debe tomar una decisión, debe otorgar una prioridad, y su elección para muchos será fatal. Sin embargo, no tiene margen para las decisiones, y entre las diversas opciones debe elegir la mejor.

“FUERA” DEL SISTEMA, O “EN ÉL”
Lo mismo sucede cuando en la oleada electoral democrática, la persona se enfrenta a su posibilidad de votar.
Se trata de un acto de prudencia, y ya sea votando, absteniéndose de votar mediante el voto en blanco, la anulación del voto o la ausencia al acto comicial. Todas esas opciones ingresan en las “estadísticas democráticas”, y no son interpretadas como actos de oposición la ausencia, la anulación del voto o el voto en blanco. De modo que ello no resulta suficiente como acto positivo para efectuar la opción más perfecta por el mayor bien.
El dilema entre el Dr. Caponnetto y el Dr. Hernández, se centra en tratar de posicionarse lo más alejado posible del sistema, o la convivencia con el mismo en el medio de sus falencias.
En el primer caso, se preservará la integridad de la persona y de los principios, pero no tendrá efecto social por no tener una propuesta que solucione todo aquello que se critica.
En el segundo caso, se convivirá con los males, corriendo el grave peligro y las graves tentaciones de tener que realizar actos que no se encuentran conformes con la Moral Católica, a los efectos simplemente de conservar un cargo en el esquema de poder porque de arribar al mismo “alguien peor” la situación se agravaría.

CORPORATIVISMO POSIBLE
Claramente la Doctrina Social de la Iglesia señala como vía el Corporativismo, como el sistema más natural, que evita mecanismos artificiales en la elección de autoridades. En este punto tanto la opción del Dr. Caponnetto como la del Dr. Hernández debieran ser compatibles, y no sólo ellos sino además la sociedad en su conjunto debiera comprender las consecuencias benéficas del Corporativismo.
Claro que además debe establecerse un sistema humano de votación, que tampoco sea artificial. Es decir, las autoridades deben surgir de elecciones  graduales realizadas entre personas que se conocen y que comparten los mismos intereses gremiales, votando entre no más de 30 personas, y además con el debido acompañamiento espiritual.
La Acción Corporativista es independiente del sistema en que las personas viven, y puede ser implementada en virtud del principio de libre asociación. Además, pueden participar del mismo quienes forman parte de un partido político o no. De modo que no hay más obstáculo que la Providencia de Dios y la disposición de las personas a cumplirla para que tal Orden Social Justo pueda ser implementado.

LA REPRESENTACIÓN GRÁFICA
Para graficar el modelo corporativista, tomé un esquema y lo desarrollé. Se trata de un simple gráfico, cuya visualización muestra una especie de engranajes movidos por un engranaje central.
Así, la población o mejor dicho el pueblo, la agricultura, los inventos, el comercio, el transporte y las leyes giran como engranajes pequeños en torno al engranaje central. Los recursos naturales son utilizados por la población, que en el marco de las leyes pone en funcionamiento los factores de la producción y la innovación.
La producción primaria, representada en el gráfico por la agricultura, abarca la minería, la explotación pecuaria y la ictícola. Los inventos permiten que sean transformadas en la denominada producción secundaria en las fábricas, industrias y por la actividad artesanal. Asimismo, la producción terciaria abarca el comercio de los bienes así como los servicios que abarcan al transporte terrestre, marítimo y aéreo. Y entre los servicios se destaca la innovación que implican los inventos, la creatividad humana que permite mejorar la producción primaria, secundaria y terciaria.
Así, los factores económicos, tierra, trabajo y capital, resultan motorizados por un principio superior político, y éste iluminado por una filosofía inspirada en la espiritualidad. No se trata de convertir ni a los recursos naturales, ni al trabajo humano ni al capital en un “dios”, sino todo lo contrario: ubicar a cada uno en su lugar en pos de la armonía social y personal, con su debido sentido espiritual y particularmente Sobrenatural.
Por ello, el engranaje que impulsa a los demás indica en el gráfico: Catolicismo + Soberanía + Economías Nacional + Corporativismo + Trabajo innovador + Industria = RESURGIMIENTO NACIONAL.
En realidad, si se interpretara el esquema como un mecanismo “perfecto” que se impulsa poniendo en marcha una realidad floreciente que automáticamente mejorará la condición de la Nación involucrando a su población y su territorio, nos estaríamos equivocando. También nos estaríamos equivocando si consideráramos como parte del “mecanismo” al Catolicismo.

DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA
Efectivamente, la representación gráfica pretende la aplicación de los principios de la Doctrina Social de la Iglesia en la sociedad, mas estos son espirituales. Del Catolicismo dependen el resto de los elementos mencionados en la gráfica, sin que ello pretenda involucrar la desacralización de lo espiritual, ni la sacralización de lo temporal y propio del mundo.
No podemos dejar de incluir el Catolicismo como base de la mística que debe insuflar en la población, sobre todo en cuanto atañe al sentido de la vida y de la sociedad en este mundo, y ello sin pretender que el mismo sea un elemento material o mecánico, sino preservando todo su significado.
El Catolicismo atempera el nacionalismo para que no sea xenófobo ni caiga en los extremos reprobados por el Magisterio de la Iglesia, un nacionalismo que es identificado con el patriotismo en cuanto se busca el Bien Común de los connacionales o compatriotas.
Se requiere una población noble y santa, un ejército de príncipes cristianos, y ello sólo es posible con Virtudes Sobrenaturales cuya Gracia habitualmente es insuflada por Dios mismo utilizando como instrumento a la jerarquía de la Iglesia en tanto preserven intacta la Tradición. Hacer caso omiso a las advertencias de la iglesia Católica en su Magisterio Tradicional, implica correr el riesgo de atentar contra la persona humana y caer en los mismos vicios y defectos que se critican.

SOBERANÍA Y ECONOMÍA NACIONAL
La Soberanía equivale a una Nación o Estado lo que la Libertad a la persona humana. Es decir, se trata de una facultad de autodeterminación desde el punto de vista natural, cuya finalidad es tener en miras el mayor bien en la comunidad, el Bien Común social.
Sin Soberanía, hay una esclavitud, una dependencia foránea. En estas situaciones, las decisiones son extranacionales, y el Gobierno se transforma en un mero ejecutor de las resoluciones impartidas por foráneas potencias que para nada tienen en cuenta al pueblo afectado por las medidas que se aplican. Tal falta de Soberanía, equivale a una persona hipnotizadao o posesa que ha perdido su propia capacidad de resolución, equivale a una persona completamente alienada.
La Soberanía tiene una dimensión que también es Sobrenatural, porque es la Voluntad de Dios que haya Gobernantes sobre las Naciones, las cuales serán sometidas al Juicio Final conforme lo enseñan las verdades del Catolicismo. De allí la obligación de facilitar el Bien Sobrenatural de su población, siendo su dispensa ajena a los gobernantes y propia de la Jerarquía Eclesiástica.
También la consecuencia de ello es la Economía Nacional, que involucra llevar los principios de la Soberanía Nacional a la recta administración de los bienes y servicios de un Estado, ubicando la actividad en la Moral que utiliza como herramienta las Matemáticas. Esta Economía Nacional marca también la necesaria Soberanía en materia monetaria, y la limitación de la potencial influencia nociva de los capitales internacionales, en cuanto sean ejecutores del Poder Internacional del Dinero condenado por la Doctrina Social de la Iglesia. El capital es un mero medio, no un fin, al igual que los recursos naturales y el trabajo.

TRABAJO INNOVADOR E INDUSTRIA 
El sistema económico se basa primeramente en la actividad humana, pues es parte de la moral, y sólo el trabajo, de entre los factores de la producción, tiene el debido aporte humano.
Dios nos obsequia los recursos naturales, pero éstos no son moralmente buenos ni malos, sino que sólo responden a las leyes que Dios mismo ha impuesto, leyes físicas y biológicas, correspondientes a la naturaleza de cada ser, incluyendo el alma vegetativa de las plantas y sensitiva de los animales.
El capital, es también un factor de la producción que puede estar dado bajo el sistema del trueque, o de un bien calificado como elemento de intercambio que sustituye bienes del trueque, o particularmente de una moneda (ya sea impresa o electrónica virtual). En este caso, el capital es obra humana, e involucra una consideración moral que el hombre otorga a tales bienes, en particular al dinero, al cual puede tenerlo en cuenta como un mero instrumento para intercambio de bienes, o utilizarlo como parte de un mecanismo financiero cuasi "vital", e incluso hacerlo objeto de sus propias ambiciones y avaricia hasta considerarlo como sentido de la propia vida y como un "dios". Tales situaciones son posibles no por un billete, una bolsa de sal como en la Roma antigua o por las riquezas materiales en sí, se midan del modo que fuese, ya que no poseen cualidades espirituales por ser pura materia, sino debido a la espiritualidad humana que puede enaltecerlas por sobre su condición, lo cual nos indica que el dinero incluso puede tener una dimensión "espiritual" (para el mal) en el hombre que se deja influenciar por el vicio.
Finalmente, llegamos a la conclusión de que el trabajo humano es el único capaz de desarrollar la dignidad de la persona, de ser objeto de la creatividad y la innovación, y de que ésta sea aplicada a la industria o actividad de cada cual. 

RESURGIMIENTO NACIONAL
En el cuadro que estamos comentando, reproducido al inicio del presente artículo y en cada una de las notas en que he abordado la cuestión del Corporativismo, se presenta el Resurgimiento Nacional como una conclusión.
Efectivamente, el Resurgimiento Nacional tiene su inicio en la Gracia de Dios que nos ha dado la Doctrina Social de la Iglesia que forma parte de la Tradición Católica, y hacia Dios debe regresar luego del ejercicio de la Soberanía Nacional, que como dijimos es equivalente a la libertad de cada persona, y también como indigno instrumento de la acción de Dios. 
El Resurgimiento Nacional no involucra un imperialismo, ni una idea guerrera de expansionismo territorial imperialista, sino el ejercicio en el propio territorio de la Soberanía Nacional en miras al Bien Común temporal, facilitando el Bien común espiritual.
Es decir, el Resurgimiento Nacional se da en una Nación que busca en su conjunto el Reino de los Cielos, sabiendo que todo lo demás es añadidura, ya sea lo bueno para dar gracias a Dios por haberlo concedido, o los dolores de tiempos malos o no prósperos, asumidos como penitencia para agradar más aun a Dios en esos difíciles momentos sociales.
Sólo la Caridad como Virtud Sobrenatural que involucra el Amor de Dios reflejado en el obrar social, puede permitir este desarrollo y el Resurgimiento Nacional de una Patria que por lógica no ocupa su debido lugar, cuya responsabilidad se debe únicamente a los pecados sociales que no son objeto de ayunos y penitencias para su subsanación. Pero tales ayunos y penitencias no pueden ser concebidos en una sociedad o en una espiritualidad que los aborrece, y que pretende vivir en medio de las miserias satisfaciendo el propio hedonismo. Y hasta tanto ese hedonismo social no sea vencido, no habrá posibilidad de Resurgimiento Nacional alguno.

CORPORATIVISMO
El Corporativismo es el medio que permite una organización económica ordenada en función a la actividad que cada persona representando a su familia desarrolla en la sociedad. Así, es ofrecido un marco de protección no sólo a la persona sino a su familia, la ubicación de los discapacitados o indigentes en función de sus habilidades en un gremio que ha de velar por ellos y ayudarlos a que no sean “inútiles” marginados (como las sociedades actuales los conservan y preservan), sino que mediante un aprendizaje puedan desarrollar al máximo sus potencialidades en la medida de lo posible. Es cierto que hay casos en que ello resulta física o psíquicamente imposible, y tales personas quedan a cargo de su familia y a su vez bajo la protección del gremio al cual corresponden según la actividad desarrollada por sus familiares.
El Corporativismo tiene un aspecto principal de organización económica, y la misma puede servir como base de la actividad política, excluyéndose de dicha actividad a las Fuerzas Armadas y de Seguridad que se encuentran al servicio de la Patria y no pueden sindicalizarse ni agremiarse en tal sentido, recurso que a veces es buscado por los uniformados cuando sufren injusticia social en sus haberes o en el desarrollo de su actividad como servidores de la Patria y servidores públicos respectivamente.
Finalmente, el Corporativismo también debe tener su sentido espiritual, tal cual lo tuvo en la Edad Media, ya sea en su concepción económica o en su concepción política como Comunidad Organizada, en el marco del Proyecto Nacional llevado a cabo mediante el Modelo Argentino en que debiera implementarse lo antedicho como Vanguardia mundial en su concreción.

MESIANISMO CORPORATIVISTA
Existe un problema también en el Corporativismo, y consiste en su visión pelagiana o en el mesianismo temporal que pudiera surgir en torno a su concepción política, filosófica o teológica.
Pensar que con la implementación del sistema Corporativista se solucionarían todos los problemas políticos, sociales, económicos, materiales o culturales, es un error. El Corporativismo no es una herramienta del pelagianismo ni del semipelagianismo, ni puede sustituir la actual concepción religiosa democratista por una concepción religiosa del Corporativismo en sí, puesto que el problema se conservaría idéntico y con sus mismos problemas, reduciéndose a un simple cambio de modelo electoral de votación y de elección de cargos, preservando todo su contexto. Debe velarse particularmente para que ello no suceda.
Todo lo que se aplica a los partidos políticos, incluyendo su sistema de votación, podrían ser aplicados al Corporativismo, convirtiendo a candidatos anónimos en los propuestos a escala provincial y nacional, mediante el cual los integrantes de los gremios votarían a perfectos desconocidos, los cuales una vez encaramados en el gobierno podrían hacer y deshacer, atar y desatar cual tiranos absolutistas sin límite alguno, en omisión a Dios y al prójimo.
Por lo expuesto, debe evitarse el mesianismo político aplicado al Corporativismo, y al mismo tiempo se debe alentar a que la virtud natural y sobrenatural sean insufladas en la sociedad, particularmente por el ayuno y la penitencia de quienes están llamados a ella, debiendo desarrollarlas con la guía espiritual correspondiente.
A su vez, la Historia nos indica que hubo una decadencia en el Sistema Corporativista medieval, que en sus últimos tiempos, anteriores al Edicto de Turgot y la Ley Le Chapelier en Francia que los derogaron, habían desarrollado una profusa reglamentación, además de que se multiplicaba el número de compañeros. Los compañeros eran los aprendices que habían logrado calificarse para obtener el título de Maestro, pero que al no concedérseles tal condición quedaban marginados en el sistema: capacitados con la calidad de sus trabajos equivalente a la de un Maestro, pero sin el título ni el reconocimiento acorde en lo monetario. Esto nos indica que el sistema también puede tener sus fallas, a pesar de que es conforme a la naturaleza de las actividades y a una legítima representatividad.
Por ello, se ha de basar la implementación del sistema más en las personas y sus virtudes que en la aplicación mecánica de una idea como "reingeniería social" que automáticamente dará un resultado, lo cual marcaría un nuevo mesianismo político pero esta vez basado en un paradigma de Orden Natural que sería deformado de modo que nada cambiaría del desorden del cual se pretende salir.

INTEGRACIÓN SOCIAL
A diferencia de la abstención electoral en sus diversas formas, la implementación del Sistema Corporativista Católico lleva a establecer jerarquías locales, provinciales y nacionales en base a las propias capacidades ofrecidas a Dios en agradecimiento y retribución a Su Gracia que nos otorgase en primer término para poder ser indignos instrumentos suyos.
Desde la implementación del Corporativismo Católico, se efectúa una importante acción en la sociedad, la cual más que productiva es evangelizadora, tal como sucediera con las Misiones Jesuíticas en su tiempo. Desde el Corporativismo Católico puede integrarse a los no católicos en su correspondiente espacio, con la ilustración de los principios que inspiran al sistema humano, que es una forma de la llamada Democracia Orgánica.

De modo que lo primero es la guía espiritual, para tener en claro que la persona debe rendir el ciento por uno para Dios, conforme los talentos por Dios mismo infundidos, y no por espíritu de lucro sino por Amor a Dios, a la vez que se requiere también de la misma guía espiritual para lograr la indiferencia ignaciana ante los bienes y males en esta vida, y la pobreza franciscana en su uso o padecimiento respectivo. Y todo AMDG.

sábado, 20 de septiembre de 2014

AUTOGOLPE (PROXIMAMENTE EN ESTA SALA)


Por Jorge P. Mones Ruiz

No son pocos los analistas y politólogos argentinos que, lejos de las cámaras de TV y micrófonos de las radios, no descartan que el rumbo político tomado por el gobierno esté suspicazmente direccionado hacia un “posible” o “probable” autogolpe, llevado a cabo por el régimen “K” ante el vertiginoso y dramático avance hacia el caos o colapso del estado.

Claro está, que el destino seguro para esta clase de gobernantes corruptos, de no mediar la perpetuación del poder,“son las rejas”. Y, ante esta alta probabilidad de ocurrencia, el autogolpe se perfila con cierto grado de posibilidad y alternativa conveniente para “zafar”.

Reconozco que no es políticamente correcto denunciar o comentar públicamente este tipo de escenarios fatales. Es preferible y más elegante el pálido divague sobre una realidad percibida interesada y parcialmente, con devaneos sobre las próximas elecciones y analizando las características de los candidatos, opositores y oficialistas, muchos cómplices del kirchnerato, pero todos funcionales al mismo.

Puertas adentro y en apasionadas tertulias, personalidades con un alto conocimiento de la economía, la política, las relaciones internacionales, la sociología, etc., coinciden en una común percepción: no ven a Kristina entregando la banda presidencial … y mucho menos su banda personal, salvo quizás, Boudou.

Son percepciones, no informaciones que nos permiten inferir un quiebre institucional. Pero es preocupante que muchos perciban lo mismo.

Sin embargo, y a título de información, hace pocos días Carlos Kunkel, ex terrorista y hoy diputado, sugirió cínica y sarcásticamente cerrar el Congreso Nacional. Arriesgó esta “fujimorización” en el contexto de la re-reelección de Kristina sugerida camufladamente por su hijo Máximo en su lanzamiento político público ante La Cámpora. Hoy esta ocurrencia juvenil es impensable por anticonstitucional. Pero este obstáculo, ¿en qué medida lo es para un régimen que no se ha destacado por el respeto a la Constitución y sus leyes? Y, por favor, que Holanda tenga a Máxima, no necesariamente significa que la Argentina deba tener a Máximo.

Recuerde, estimado lector, que Kunkel fue el primer premonitor que sugirió años atrás a la actual presidente (entonces senadora) como sucesora de Néstor, y cuando nadie consideraba esta candidatura como posible. Y el “terro-profeta Kunkel” acertó, para regocijo de otra “profetisa”, la stalinista Diana Conti.

La presidente denuncia estallidos sociales y “matineé” de los mismos, conjuras y conspiracionesinternacionales y nacionales, “buitres” de todo plumaje (hasta radios), etc. ¿Será una subconsciente (o no tanto) búsqueda de una profecía autocumplida, deseada y auspiciada por la arquitecta egipcia y exitosa abogada patagónica-platense?

Llama también la atención que el gobierno cambie los juegos criollos del “truco” y la “taba” (siempre caemos de “culo”) por los “palitos chinos”. ¿Acaso especulan con otro tipo de “palitos” orientales? ¿Creerán ahora que “el que apuesta al yuan, gana” ¿Estará en el apoyo “amarillo” el soporte económico-financiero para tratar de aventar la crisis una vez consolidados en el poder? ¿Tiene algo que ver la concesión a China de una amplia zona para la instalación de una plataforma satelital en nuestro territorio, afectando nuestra soberanía e integridad territorial y otros intereses regionales o continentales?

Hace un tiempo muchos no creían verse reflejados en Venezuela, algunos al menos veían borrosa la imagen de la Argentina en ese "espejo". Hoy no son pocos los que , preocupados, ven más nítida nuestra imagen en el mismo. Los divagues públicos de Maduro son perfectamente emulados por Kristina, ambos inspirados por un "pajarico" y por "él". Dios nos guarde.

En fin, lector, lo que acabo de señalar puede parecer disparatado, pero no sería el único disparate que hemos y estamos soportando como sociedad. Al menos alertar sobre situaciones no deseadas, quizás poco probables pero no imposibles, puede servir para desalentarlas y evitar que las runflas se perpetúen en el poder, y que las alternativas políticas que se ofrecen asuman sus roles responsable y patrióticamente, construyendo genuinos y sólidos liderazgos, y eviten, finalmente, que la Argentina persista en su actual rumbo, que conduce inexorablemente hacia el “Estado Fallido”.

viernes, 19 de septiembre de 2014

EVANGELIZAR EN HOLANDA Y EN VILLA ELVIRA: SUS DIFERENCIAS


Por Emilio Nazar Kasbo

En el marco de la Exposición del Libro Católico de la ciudad de Buenos Aires, disertó la Hermana María de Monfort Sierra S.S.V.M. (Hermana del Instituto Servidoras del Señor y la Virgen de Matará del Oratorio Don Bosco, Villa Elvira, La Plata).
En dicha oportunidad, abordó el tema: "Nueva Evangelización: en la periferia de Holanda y en la periferia de La Plata", comparando ambas situaciones tal como en la actualidad son vividas.
Inició su conferencia con un video en que mostró gráficamente cómo se evangeliza en Villa Elvira, una situación que es típica de Latinoamérica en general, y cómo es la acción evangelizadora allí: niños marginados, víctimas de padres que responden a los patrones culturales que los medios de comunicación les imponen y que pocas virtudes son capaces de brindar a sus propios hijos. Dejó a los concurrentes con la inquietud de ver imágenes o videos de Holanda, una realidad aun algo lejana, pero a la cual nos estaríamos dirigiéndonos como sociedad.
Hizo referencia luego a cómo fue el proceso de des-sacralización y de ateización de la sociedad mayoritariamente protestante y minoritariamente católica de Holanda. A su vez, que tras la II Guerra Mundial los protestantes y los católicos resolvieron hacerse recíprocas concesiones (1), cuyo resultado fue en el tiempo, sobre todo tras el Concilio Vaticano II, la ateización de la sociedad y su inclinación por el hedonismo como sentido en la vida.
Así, la sociedad holandesa según comentó la Hermana, se volcó a la imposición social de la cultura antivida, tanto en aspectos referidos a los adictos a las drogas, la prostitución y su regulación en las particulares "zonas rojas", el aborto, la eutanasia o las formas no naturales de reproducción.
Un caso espeluznante descripto, fue el de una madre con embriones congelados y su modo de expresarse sobre ellos. Otro caso, fue la cena de despedida de una persona mayor... de lo cual no damos mayores detalles en esta crónica para no adelantar temas que serán objeto de la charla sea brindada nuevamente cuando el día miércoles 5 de noviembre de 2014 a las 19 hs en el Pasaje Dardo Rocha de La Plata.
Finalmente, ante la rebelión de numerosos Obispos, sacerdotes y laicos holandeses, refirió la disertante que Juan Pablo II recomendó dejar pasar la generación de su tiempo, para luego reevangelizar el país. Así, en la actualidad los movimientos católicos que crecen y evangelizan en Holanda, son cuatro: además del Instituto del Verbo Encarnado, el Opus Dei, los Carismáticos (que no actúan como lo hacen en Latinoamérica), y el Camino Neocatecumenal. (2)
Evangelizar con marginados sociales o en sociedades opulentas, implica una gran diferencia en formas de ser y personalidades, con distintas formas pastorales que deben transmitir una misma Verdad: la de Jesucristo que recibimos por la Tradición.
Luego de la disertación, Don Manuel Outeda Blanco, Presidente de la Exposición, otorgó un certificado a la Hermana por su participación en el evento.

NOTAS:

(1) Hacer recíprocas concesiones entre católicos con los protestantes, sólo puede ir en desmedro de la Tradición Católica, pues involucra una renuncia a cuestiones esenciales del Magisterio y también de la Liturgia y la Moral, para suplirlas por la "libre interpretación".

(2) El deconstruccionismo filosófico busca vaciar a las instituciones y las personas para luego llenarlas con otro contenido ajeno a su esencia, pero conservando las formas exteriores. Así, el ejemplo es el de la cáscara de nuez sin la nuez dentro. Del mismo modo, "dejar pasar una generación" involucra ese vaciamiento espiritual, el dejar de evangelizar, para luego establecer una "nueva evangelización" en la cual actúan los integrantes del Camino Neocatecumenal y los Carismáticos, por ejemplo, los cuales aparentemente no gozan de completa ortodoxia doctrinal ni litúrgica (en Liturgia es manifiesta). ¿Se aplicó la metodología deconstruccionista? ¿Puede un Obispo actual que tenga más de 65 años que la actitud de los feligreses ante el Sacramento, ante los Sacramentos, es la misma que hoy difunden los Carismáticos, el Camino Neocatecumenal y la mayoría de los sacerdotes y fieles? Indudablemente: NO. La anterior reverencia fue sustituida por una nueva irreverencia (llamada "nueva evangelización"), cuyo paradigma es la Eucaristía colocada en las sucias manos de los feligreses, algo que jamás aceptó la Tradición de la Iglesia y que sólo fue aceptada por sectas heréticas.

18S: ELEVADÍSIMA ADHESIÓN VIRTUAL AL CACEROLAZO CONTRA EL GOBIERNO



La convocatoria al 18S virtual fue todo un éxito en las redes sociales de Internet. A pesar de que se trataba de un Cacerolazo Virtual, hubo puñados de personas que se reunieron en algunos puntos de la ciudad de Buenos Aires, así como en La Plata. 

CACEROLAZO VIRTUAL
Los medios de comunicación confundieron la consigna de Cacerolazo Virtual con un Cacerolazo Presencial, aunque también estaba planteada dicha convocatoria, la misma era accesoria.
Lo dicho, se refuerza por el Hashtag #18s el cual tuvo picos durante el horario de la convocatoria en Internet. Por ello, si bien puede afirmarse que la convocatoria a un cacerolazo nacional contra el Gobierno, denominado "Argentinazo", tuvo una escasa participación en personas presentes en plazas, lo cual era contenido de la difusión, la convocatoria en sí era de participación virtual.
En todas las ciudades ingresaron y participaron virtualmente haciendo crecer el referido Hashtag, es decir, el record de retransmisión y participación de un motivo o lema en las redes sociales, ya sea en Twitter o en Facebook, por ejemplo, para mencionar los dos medios más conocidos y difundidos.
El 18S virtual, fue difundido en los últimos dos meses por medio de las redes sociales, teniendo en Capital lugares de concentración la esquina de las avenidas Santa Fe y Callao y la intersección de las avenidas Corrientes y Pueyrredón para luego dirigirse a Plaza de Mayo. Desde las 18 horas del 18 de la jornada, ya hubo manifestantes en los referidos puntos. La falta de difusión en los medios de comunicación masivos coartaron la posibilidad de que más gente se concentrara.


CACEROLAZO MASIVO
Efectivamente, la convocatoria al cacerolazo virtual ha sido todo un éxito. Pero la convocatoria presencial depende del acompañamiento de los medios masivos de comunicación, los cuales tienen sus propios intereses. Y no era de su interés en la jornada de ayer, el difundir el Cacerolazo Presencial. Los mismos medios, así como movilizan, son capaces de desmovilizar impidiendo que más gente se acerque, simplemente expresando por dichos medios que los manifestantes se están retirando. 
Varias decenas de personas se reunieron en los puntos de convocatoria, tanto en Capital como en La Plata, y se hicieron presentes durante un suficiente tiempo para aguardar más adhesiones.
En la provincia de Buenos Aires, la protesta iba a tener lugar en la Quinta de Olivos, Avellaneda, San Isidro, Lobos, San Miguel, La Plata, Ezeiza, Mar del Plata, Tandil, Tigre, Bahía Blanca, Quilmes, Junín, Azul, Pilar, Lomas de Zamora, Lanús, Luján, Lomas del Mirador, Ramos Mejía, San Justo, Cañuelas, Moreno, Villa Domínico, entre otros puntos. Asimismo, en el interior del país se esperaban marchas en Córdoba, Chubut, Santa Fe, Santa Cruz, Mendoza, Entre Ríos, Chaco, Tucumán, San Juan, Misiones, Neuquén, Salta y Río Negro. Desde todas esas localidades, y de muchas más, hubo usuarios virtuales que hicieron crecer el Hashtag #18S. 
La implementación de estos cacerolazos contra el Gobierno arrancaron siempre en las redes sociales, pero a lo largo de las distintas convocatorias que se hicieron la cantidad de asistentes presenciales fue de mayor a menor, aunque ha crecido su relevancia en Internet.

jueves, 18 de septiembre de 2014

COMENZÓ EL CACEROLAZO DEL 18S - 2014


Empezó a las 19 hs de hoy, el denominado 18S (18 de septiembre de 2014) en La Plata.
Un grupo de ciudadanos está reunido en la Plaza Moreno, frente a la Municipalidad local, para protestar contra el oficialismo.
Carteles en que se consigna "Basta de corrupción. Fuera K" con tres círculos que tachan una letra K en rojo, o "Ayudanos a romper las cadenas de la Korrupción", son alzados en el lugar por los manifestantes.
Personas de todas las edades, jóvenes, mayores y personas de la tercera edad, incluyendo niños, se hicieron presentes para expresar su voluntad opositora al régimen.
Mientras tanto, los medios masivos de comunicación hacen caso omiso a la convocatoria.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

VOTAR O NO VOTAR: ESA ES LA CUESTIÓN



Por Emilio Nazar Kasbo

La Revista Gladius ha sido objeto de un artículo del Prof. Dr. Héctor H Hernández, escrito como pretendida refutación al libro “La Perversión Democrática” del Prof. Dr. Antonio Caponnetto.

OBJETO:
En su artículo, el Dr. Hernández busca confundir a los lectores, como si la oposición del Dr. Caponnetto fuese al voto mismo y no al sistema en el cual se está votando, además de universalizar la cuestión e igualando la votación en un sistema legítimo que en un sistema ilegítimo.
Pero la cuestión central, es cómo actuar ante el presente sistema. ¿Negar el voto y toda participación? ¿Participar del régimen votando y aceptar cargos como funcionario? ¿Cómo reaccionar ante el sistema?
Según el Dr. Hernández, la convocatoria del Dr. Caponnetto resta adeptos a quienes quieren participar. Y según el Dr. Caponnetto, la participación en una estructura de pecado (lo digo en palabras de San Juan Pablo II en su Encíclica Solicitudo Rei Socialis), es pecado.
Ambos buscan instaurarlo todo en Cristo, y parecen posiciones inconciliables.
No ingresaré a la discusión terminológica ni a las cuestiones accesorias. Simplemente dejo planteado el tema que considero central, para tratar lineamientos de su resolución.

HECHOS:
La Edad Media fue dañada y acabó como víctima de la decadencia en la Baja Edad Media mediante los cuestionamientos del Humanismo, del Iluminismo y del Renacimiento, surgiendo ideas paganas expuestas por cristianos, como “la duda metódica” de Descartes, “el democrático hombre bueno” de Rousseau, y “el autoritario hombre malo” de David Hume. El liberalismo se introdujo en la sociedad, la Reforma bendijo el progreso material en sí mismo, pretendiendo que tal es una bendición de Dios, y así surgió la explotación del hombre por el hombre durante la Revolución Industrial. El marxismo intentó dar “respuesta” al liberalismo, planteando una sociedad futura mesiánica socialista, yendo de la “dictadura del proletariado” a una anarquía en que el Estado sería disuelto, y ante este imposible “paraíso terrenal” prometido por Marx y sus seguidores, los Papas empezaron a pronunciarse sistemáticamente sobre la “cuestión social”.
Resulta que la Doctrina Social de la Iglesia fue conformada inicialmente por la Encíclica Rerum Novarum, y en el tiempo fueron desarrollándose las investigaciones que dieron por resultado los Códigos de Malinas, que han servido de base a las Encíclicas sociales de los Papas. Conforme tales Códigos y avances, el sistema que más se compadece con la prédica católica, es el Sistema Corporativo.
Sucedió que hubo regímenes que de diversa manera aplicaron tal régimen, algunos con desviaciones espirituales condenadas oportunamente por el Magisterio de la Iglesia Católica, todos alineados con El Eje de la II Guerra Mundial. Y como El Eje perdió ante los Aliados, el régimen corporativo fue identificado con los perdedores, y los perdedores con criminales de guerra. Solo España con Franco continuó con el Régimen Corporativista hasta su muerte en 1974, junto con el breve período de Oliveira Salazar en Portugal. Ya no hay más regímenes corporativistas en el mundo.
En Argentina, resumiendo las últimas décadas, hubo un movimiento terrorista subversivo que buscaba el denominado “vacío de poder” para asumir por las armas, en una clara guerra espiritual, cultural, económica, política y militar. Fueron alzamientos contra el tercer gobierno del General Juan Domingo Perón, luego contra su viuda en ejercicio de la Presidencia, Isabel Martínez de Perón. Dicha guerra fue vencida por el Proceso de Reorganización Nacional, un gobierno militar que asumió con el compromiso de volver al régimen democrático. Tras la Batalla de Malvinas, (1) en 1983 se hizo la convocatoria a elecciones, idealizando el régimen democrático (2), y de allí en más se comenzaron a cumplir todos los pasos correspondientes:

GOBIERNO DE RAUL ALFONSÍN
1-      Ataque a la Iglesia Católica (3)
2-      Ataque y desprestigio de las Fuerzas Armadas (4)
3-      Ataque a la familia (5)
4-      Endeudamiento internacional, y traición al establecimiento de un Club de Deudores de la Deuda Externa
5-      Desastre económico con hiperinflación (6)

GOBIERNO DE CARLOS SAUL MENEM
6-      Pérdida de la soberanía monetaria (7)
7-      Introducción de la droga y su expansión en consumo y producción
8-      Disolución de los sindicatos de Estatales y disolución de la fuerza sindical, con remate de todas las Empresas del Estado
9-      Endeudamiento externo
10-  Farandulización de la política

GOBIERNO DE FERNANDO DE LA RÚA
11-  Descalabro económico por recesión
12-  Denuncia de compra de leyes en el Congreso de la Nación
13-  Establecimiento del “corralito” bancario
14-  Manifestaciones sociales con represión

GOBIERNO DE EDUARDO DUHALDE
15-  Establecimiento de planes sociales

GOBIERNO KIRCHNERISTA
16-  Utilización de planes sociales para obtener rehenes políticos y culturales
17-  Argentina se convierte en un país de consumo, producción, tránsito y tráfico de drogas
18-  Establecimiento del “matrimonio homosexual” y promoción del aborto y de métodos de manipulación genética y biológica para la concepción y nacimiento de los niños
19-  Inversión cultural educativa (siguiendo la Escuela de Frankfurt)
20-  Ataque a la actividad Agropecuaria y a los representantes del Campo
21-  Acusaciones de corrupción (uso del poder para enriquecimiento personal)
22-  Recesión económica con gran distribución social de dinero inflacionario, marginación socioeconómica y cultural a grandes escalas
23-  Emisión de moneda exagerada
24-  Inflación encubierta por manipulación de estadísticas
25-  Endeudamiento internacional

CUESTIÓN PRÁCTICA
No obstante lo dicho, debemos destacar que la Política es una cuestión de aplicación de la Prudencia, de la cual depende la Justicia.
El Dr. Caponnetto tiene la razón, indiscutible, en todas sus críticas al régimen democrático, porque no es sólo un régimen sino una religión, que afecta la espiritualidad del católico. Y aunque el católico la rechace como religión, la democracia actual, en su actual concepción y aplicación involucra precisamente esa faz espiritual que la convierte en pecado.
El Dr. Hernández tiene también la razón, en cuanto pretende frenar la debacle que sobrevendría de no existir frenos al sistema, que todo lo invertiría de modo inmediato. Claro que hoy queda poco por invertir… la aprobación legal del nudismo, del incesto, de la pedofilia y del bestialismo, tal como lo anunciara el Dr. Palumbo poco tiempo antes de fallecer, como etapas de degradación social que sobrevendrían. ¿Y después? Y después la Nada Absoluta, el Nirvana social, el sufrimiento de Caín rechazando a Dios, elevado socialmente a rango de suicidio colectivo… o víctima de la espada militar islámica de la yihad que cortará la cabeza de abúlicos y que sólo dejará vivos a quienes acepten al falso profeta, para imponer la sharia. Porque el mundo sin la Verdad del Catolicismo sólo puede ser presa de la angustiosa anarquía o de la imposición de la violencia de una religión mentirosa. Así, la acción de los católicos busca frenar y dilatar en el tiempo el fatal desenlace, en vistas a que alguna vez pueda socialmente instaurarse todo en Cristo.
Las constituciones liberales, lo que han hecho es establecer un sistema eleccionario con independencia de la calificación de las personas postuladas o electas, conjuntamente con una serie de normativas que permiten por la vía interpretativa su aplicación tanto para la ortodoxia como para la heterodoxia, tanto para el Bien Común como en su contra. Por eso, surge una pretendida imposición de que la Ley no debe definir, y ello porque coartaría la posibilidad de torcer lo dicho, porque la definición impide falsas interpretaciones. Por ejemplo el requisito de que el Presidente de la Argentina debía ser “de Comunión Católica”, fue interpretado no como lo que dice: que debe Comulgar; por el contrario, fue interpretado como “estar bautizado”; todo lo cual puede ser permitido por la falta de definición de los términos, o por su ambigua utilización, o por una retorcida reinterpretación para afirmar en realidad que lo que se dice en realidad es otra cosa.

MI EXPERIENCIA PERSONAL:
En lo personal, repudio este sistema tanto como el Dr. Caponnetto, y comparto su análisis acerca de las desviaciones. No obstante ello, la Doctrina Social de la Iglesia nos manda a que como ciudadanos ejerzamos nuestros derechos como tales. Y voy a decir públicamente lo que mis conocidos conocen: no soy ni radical ni peronista, ni mucho menos liberal o de izquierdas. Soy argentino. No me encuentro afiliado a partido político alguno, y las razones han sido debidamente expuestas por el Dr. Caponnetto.
La reflexión práctica es que: si no hay un movimiento de restauración integral nacionalista católica que sustituya el sistema vigente, las cosas continuarán su curso normal, dado por las elecciones universales réprobas, designándose a determinados candidatos que ejercerán el gobierno, lo cual es un hecho que no se puede poner en discusión.
Personalmente, en 1985 voté para diputado a Herminio Iglesias (fue la primera elección en la que estuve habilitado para votar), y en 1987 a Antonio Cafiero para Gobernador. En 1989 voté a Carlos Menem para Presidente, y voté su reelección. En 1999 voté a Eduardo Duhalde a Presidente (prometía incluír a la Argentina en el Jubileo del año 2.000 que planteba el Papa San Juan Pablo II) y la lista de Fernando De la Rua, después en 2003 voté por Menem y también lo habría votado en el ballotage contra Néstor Kirchner, pero como Menem no se presentó asumió Kirchner con el 20% de los votos válidos emitidos. No voté directamente, me ausenté, y no voté en las elecciones para la reelección de Néstor Kirchner. Durante el régimen kirchnerista, siempre voté a opositores de orientación peronista, como a Rodríguez Saa. Siempre que voté, lo hice por el candidato que consideré mejor entre los menos malos, y además hice cortes de boletas, incluyendo a partidos que no vencieron en las elecciones pero con los cuales me he visto más afín en sus plataformas, y he colaborado externamente con los mismos sin jamás postularme como candidato (incluyendo por ejemplo el Partido Principista Conservador, el Partido de la Independencia, el MODIN, el PPR, la lista local de Rodríguez Saá y del duhaldismo).
He votado, pero eso ¿era pecado? Elegí las boletas donde estaba el nombre de seres humanos que son víctimas también del Pecado Original, teniendo además en cuenta que incluso ahora hay candidatos por ejemplo próvida (que no llegan porque tienen vedado el ingreso). No obstante eso, el sistema pone dos malos y uno bueno, y hoy no necesita ganar con el ciento por ciento, sino que le basta con obtener “la mitad más uno” para ganar, sin importar el resto. Se trata de una cuestión pragmática del sistema. Como el curso de la acción provoca que esté “todo mezclado”, peronistas con radicales, con socialistas y comunistas, hombres y mujeres, ricos y pobres, y así sucesivamente en una especie de “Cambalache”, todo como estrategia de “síntesis” marxista de pretensos opuestos. Si bien esto está en el sustrato, mi intención no ha sido ni compartir tales postulados teológico-filosóficos (que involucraría cometer un pecado contra el Primer Mandamiento), sino votar por personas que podrían implementar principios de la Doctrina Social de la Iglesia… porque podrían convertirse un día. Para eso se reza por las autoridades civiles, porque Dios no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y crea.
No tengo opción de que haya una boleta "antisistema" para votar, una especie de "botón antipánico" en el Cuarto Oscuro. No asistir a la elección, también es parte del sistema, porque al no asistir se reduce la cantidad de personas que emitirán su voto, los cuales no tienen incidencia en la elección de quien efectivamente será una autoridad (formal, pero también real), que impondrá los tributos a los cuales quien repudia el sistema deberá abonar utilizando el dinero que el mismo sistema le proveerá en caso de que logre la suma suficiente. Porque el sistema en su veta económica es usurario, endeuda a los ciudadanos con los impuestos o con los bancos, para quebrarlos y conducirlos a la miseria, a que sean eternos deudores.
Por eso, votar o no votar, forma parte de las estadísticas del "sistema". La diferencia no está allí, porque resulta indiferente la opción en sus resultados. La diferencia está en saber cuál es la acción que se debe emprender para incidir y que triunfe el OMNIA INSTAURARE IN CHRISTO.

"ARRIBA LOS DE ABAJO"
Hace un tiempo, la izquierda promovía como lema propiamente revolucionario la siguiente frase: "arriba los de abajo". Es decir, que asuman los que no tienen poder, para que actúen como los que hoy tienen el poder sometiéndolos. Esto define la esencia de la actual democracia, y ya Antonio Gramsci lo promovía, porque expresaba que si la Iglesia Católica aceptase intervenir en la actual democracia, sometería al voto popular sus verdades, y las relativizaría: hoy triunfarían, pero mañana triunfaría el comunismo e impondría sus propias reglas. Ahora bien, si los de abajo llegaran los de arriba... ¿habría que seguir con el mismo lema y hacerlos bajar para volver a lo que antes estaba? Una ridiculez que es consecuencia del pensamiento revolucionario propiamente inconsecuente.
He tenido la ocasión de conocer personalmente al actual Presidente de Perú, Ollanta Humala y dialogar con su esposa, así como a Alejandro Toledo Manrique y también dialogar con su esposa, antes de que ambos fuesen presidentes. He visto cómo tienen promesas, cómo el sistema los cambia, cómo los rodea, cómo marginan a sus colaboradores iniciales y los suplen por tecnócratas que se someten a los intereses internacionales de cualquiera de los lados de la sinarquía internacional.
En ejercicio de la labor como periodista, tuve y tengo oportunidad de encontrarme con las autoridades. Se trata de seres humanos, comunes y corrientes, magnificados por los actuales medios masivos de comunicación (que son de incomunicación y que debieran ser sociales, no masivos). Tales seres humanos, antes de trepar al cargo, tienen una cierta humildad, y su duda acerca de alcanzar efectivamente el poder fortalece tal actitud. 
En épocas eleccionarias, se produce una “adrenalina” tal que los asemeja a jugadores de carreras esperando que el caballo propio gane… y si pierde es la gran frustración después de haber comprometido todo, incluso el patrimonio personal y el tiempo familiar, con el fracaso de ver cómo es abandonado por todos sus adláteres para quedar reducido a sus antiguos amigos verdaderos. Pero si gana, la euforia se apodera de él, y no demorará mucho en encontrar a “nuevas amistades” que lo guiarán por nuevos caminos para él desconocidos, incluyendo a las autoridades salientes que le trasladarán al cúmulo de moscas que rodean el poder. El pragmatismo le hará torcer todos sus planes y acabará haciendo lo contrario a lo que decía, hacía y pensaba… al punto de cambiar el auto, la casa y el cónyuge, acabando en la infelicidad personal con un aparente éxito sociopolítico que esconderá su fracaso.

CÓMO FUNCIONA “EL SISTEMA”
El “sistema” democrático no es más que un negocio, tal y como está planteado en la actualidad. Y contaré lo que un amigo nacionalista peruano que es candidato a elecciones me detalló:
Se requiere una inversión de 300 mil dólares. Inicialmente se contratan señoritas que junten firmas en diversos puntos del país para armar un partido político nuevo. Obtenidas las firmas, se obtiene la legalización, y un reducido núcleo de amistades del “inversor” designan las autoridades. Como son pocos los que efectivamente logran la legalización de un partido político por los frenos burocráticos, el “inversor” se encuentra ante un “bien escaso” en el “mercado” partidario, y eso es lo que ahora tiene valor y “se vende”. Primero buscará a quienes lo alienten, simpatizantes con un programa de acción abstracto, porque más que afines al programa quienes se acercan son afines al poder, es decir, a obtener un cargo. Después empieza la fase de negociación. Se vende el cargo de primer candidato por valor de 300 mil dólares, con lo cual se obtendrá el retorno de la inversión inicial. Asimismo, se seleccionará a quiénes integrarán la lista: 1) a los que son capaces se les dirá que no tienen el número de seguidores adecuados y que su aporte dinerario al partido no es suficiente; 2) a los que tienen un número de seguidores suficiente, se les dirá que no tienen dotes y capacidad, y que su aporte en dinero al partido no es suficiente; y 3) a los que tienen dinero suficiente, se les dirá que no tienen un número importante de seguidores y que tampoco tienen suficiente capacidad técnica para la postulación frente a otros que son más capaces. La honestidad está al margen de toda responsabilidad o crítica. Como mínimo, el “inversor” debe lograr 900 mil dólares al llegar al tiempo de las votaciones. Y una vez en el poder, los elegidos harán lo que se les venga en gana, sin importar nada de lo que hayan dicho o prometido antes.
La segunda cuestión del sistema, es el uso de medios masivos de comunicación para instalación o desinstalación de candidatos, además de toda una serie de artilugios propios de la propaganda política y del denominado “marketing político” para conseguir captar la atención de votantes, debilitar a contrincantes, consolidar a los propios seguidores y utilizar a candidatos intrascendentes de modo momentáneos en vistas a derribar a un contendiente, entre otras “técnicas” utilizadas, todo con total independencia del Bien Común. Una difamación por una pequeña falla, puede derrumbar al mejor de los candidatos, al mismo tiempo que grandes perversiones y delitos pueden ser disimulados por los mismos grandes medios para impulsar al contendiente.
La tercera cuestión del sistema, es el procedimiento de reglamentación de las votaciones preelectorales, y el procedimiento de impugnación de votos postelectoral, todo lo cual favorece a quien impone las normas en desmedro de sus futuras o presentes víctimas. Aquí juega un papel muy importante la justicia electoral, que termina de definir quiénes son los que efectivamente ejercerán una función respecto de candidatos que estén “en vilo”. Y finalmente, el régimen de subrogancias cuando un candidato se toma licencias es el último factor para tener en cuenta en el momento de las votaciones.
El dato que es dado como “frutilla del postre”, o “sapo para tragar”, es la imposición de que “la democracia es el sistema menos malo de gobierno”, que es “el único”, o que es “el mejor”. “Si no hay democracia, ¿entonces qué?”
¿ENTONCES QUÉ? ¡ENTONCES IMPLEMENTAR EL SISTEMA CORPORATIVO QUE LA IGLESIA CATÓLICA SIEMPRE HA PROMOVIDO!

CÓMO SE INCIDE EN EL SISTEMA
Aquí debemos distinguir entre Poder Formal y Poder Real. Del sistema democrático actual, se puede concluir que siguiendo el procedimiento (con las aclaraciones indicadas acerca de sus obstáculos a sortear por los candidatos), resulta designada una autoridad que ejercerá el gobierno en su ámbito con poder real. Sin embargo, Poder Formal y Poder Real no se identifican en sí, y pueden ser disociadas.
De modo que si se disociaran, el Poder Real siempre se impone sobre el Poder Formal, porque en este último caso se trata de una forma vacía de contenido. Y ¿Cómo se establece el Poder Real? La respuesta, después de lo que hemos afirmado, es más que obvia: siguiendo la Doctrina Social de la Iglesia en su integridad, se deben reunir corporativamente los católicos y establecer gremios católicos, con elecciones adecuadas a las disposiciones que los coordinen internamente y entre sí de modo vinculado. De allí se obtendrán autoridades por barrios, por ciudades, por Provincias y Nacionales, quienes serán interlocutores idóneos, aptos y con suficiente capacidad y representatividad (Poder Real otorgado directamente por Dios) para entablar un diálogo con quienes ocupan el Poder Formal. De modo además que si trastabilla este Poder Formal por los habituales ciclos liberales o por la habitual rigidez socialista (pues ambos extremos condenados tienen sus momentos de “colapso”), sólo queda el Poder Real para asumir las actividades del Poder Formal.
Si bien tal es la “teoría”, en la práctica involucra establecer gremios. Y también la práctica nos indica que hay una adoración a Dios y al dinero, que ese es el obstáculo por el cual no hay ni una mínima posibilidad de establecer gremios católicos. Lejos ello de la indiferencia ignaciana ante los bienes y de la pobreza franciscana. Tales apegos muestran la consecuencia de que algún principio liberal ha inficionado el espíritu católico. Y esto sólo puede ser superado por Gracia de Dios, y no por una acción humana calculada, medida o aplicada.
No se requiere ningún “golpe de Estado”, ninguna “revolución”, ninguna “transigencia” con “el sistema” ni repudiar “el sistema”. Se requiere ejercer el derecho de asociación, de la libertad de asociación que aún no se encuentra prohibida. ¿Hay obstáculos para asociarse? Hay obstáculos para la acción conjunta, porque si hay una reunión un abismo separa a los reunidos: las propias ambiciones, los propios apegos, el propio liberalismo solapado, el propio “ego”…
¿Hay gente “en el sistema” que son católicos? ¿Hay gente fuera “del sistema” que son católicos? ¿Hay una incompatibilidad entre ambos para conformar GREMIOS CATÓLICOS que en su jerarquía sean interlocutores válidos ante representantes comunales, provinciales y nacionales? Considero que no, y que ambos incluso podrían unirse en tal emprendimiento. Pero tal consideración humana, choca y se da de bruces con la acción gremial concreta que se requiere, que no se dará por diferencias personales, y por apegos a los bienes (un apego de orden espiritual, y que daña la espiritualidad del “nacionalista católico” que actúa dentro o fuera “del sistema”).

EL “ENQUE” Y EL “CONQUE”
Si la solución está, ¿por qué no se implementa? Por el Pecado Original. No hay más explicación. Y porque falta mortificación, ayuno y penitencia para que Dios se apiade de nosotros, mientras vivimos en una anarquía satánica que va devorando a los niños, a la próxima generación, inoculándoles desde la más tierna infancia la pornografía de la educación sexual y el sentido hedonista de la vida, aguardando la muerte de las personas que hoy tienen más de 65 años, tras lo cual se venderá al mundo la versión de que “el mundo siempre fue así”, que jamás hubo una Cristiandad ni se han podido vivir virtudes sociales.
Si bien eso es mentira, que toda época fue igualmente pecadora, también es mentira que toda época careciera de virtudes o que hubiese sociedades más virtuosas que otras. En particular, la Edad Media se constituye como referencia de una sociedad en que si bien hubo pecados, sus virtudes los superaban.
El hombre propone y Dios dispone. El hombre puede prepararlo todo intelectualmente y hasta ejecutar las acciones tendientes a lograrlo, si Dios dispone lo contrario, tal acción será vacía. Por eso, mientras espero la solución que nos ofrece el Dr. Caponnetto, sigo en lo práctico lo que indica el Dr. Hernández pero sin ingresar como cómplice dentro del sistema, pero sí tratando de incidir en el mismo.
Indudablemente, no hay Catolicismo sin Sacramentos, y por tanto debe haber Sacerdotes y Obispos que asesoren y acompañen esto. Pero creo que muchos están inficionados de tal espíritu liberal, tienen apegos materiales incluso los más "zurdos", a la vez que asistimos al extravío moral eclesial. Por esta vía, con sacerdotes que repudian el "Valle de Lágrimas" y pretenden compartir el "festín" (que pertenece a los corruptos del Apocalipsis) como reivindicación "del mundo" que antes era despreciado... creo que no llegaremos muy lejos. Tampoco llegaremos muy lejos con Obispos que no toman las medidas que deben tener. Un sacerdote monje con fama de santidad, Abuna Arsen Atamian, me dijo una vez que "todo lo que te enseñaron cuando eras niño, es la Verdad" (refiriéndose al Catecismo). Lo mismo debo decir a cada uno de los Obispos y Sacerdotes que tienen más de 60 años: ¿Están transmitiendo el Catolicismo, la Fe y los Sacramentos tal cual los recibieron cuando fueron bautizados? ¿No perciben que hay algo que se ha desviado en la Iglesia? Si su respuesta es negativa, si considera que en la sociedad de hoy se predica lo mismo que hace dos mil años, un abismo nos está empezando a separar. Si lo que hoy se predica ha sido condenado como anatema por los Papas ¿puede ser enseñado hoy como ortodoxia? Si la Teología de la Liberación, por ejemplo, fue "condenada" (si utilizar la palabra "anatema"), ¿puede ser enseñada hoy afirmando que ha sido "reformulada" en su interpretación? Si los Obispos han juramentado transmitir lo recibido, y ahora hay una carga de contenidos que se transmiten que antes no existían y hay otros que faltan ¿están cumpliendo con su compromiso contraído ante Dios? ¿Existe una Pastoral sin Verdad? ¿Es más importante el transmisor que el Mensaje que debe transmitir? Aquí está el problema por el cual la Argentina no puede resurgir: Obispos sin Tradición.
Y mientras, aguardamos el Omnia Instaurare in Christo, el momento en que esté dada no solo la causa espiritual que es por todos conocida, el “por qué”, y que hoy involucra además una Logoarquía Cibernética. Pero también que al decir de Jordán Bruno Genta aguardamos que a quien sepa operativamente “el enque y el conque”. 
Algún día se pondrán manos a la obra… si Dios opera con su Gracia en sus habituales indignos instrumentos… y siempre si Dios quiere. Algún día alguien hará ayunos y penitencias por la Patria para su palingenesia propiamente dicha, porque Occidente “ha muerto” tras su escisión de la Cristiandad. Esta materia que queda de la Argentina actual, un día volverá a unirse con su Espíritu Católico, y se levantará de entre sus ruinas para aleccionar al mundo, para que el hombre que ha dado todo por perdido, compruebe que en ese momento Dios opera.


NOTAS:
(- 1)    El Tratado de Paz con Inglaterra resulta nulo, porque fue firmado por el Dr. Carlos Saúl Menem siendo presidente y por su Canciller el Dr. Domingo Felipe Cavallo sin facultades otorgadas por el Congreso de la Nación, y la Constitución Argentina no tiene prevista la ratificación de actuaciones previas realizada por funcionarios en materia de Tratados Internacionales. Inglaterra firmó un Tratado Internacional tan válido con Menem y Cavallo, como si lo hubiese celebrado conmigo y con un amigo mío. En 1982 se rindió la Plaza de las Islas Malvinas, no la Argentina, y la situación continúa a la fecha porque un tratado que no siguió los procedimientos constitucionales no puede darse por válido. Por eso, estamos en GUERRA efectiva, y 1982 fue solo una Batalla. Así, debemos estar cada cual desde su puesto, haciendo valer los Derechos como Argentinos Católicos que somos. Cada cual ubicado en su puesto en la lucha.
(- 2)   Dijo en su campaña electoral el Dr. Raúl Ricardo Alfonsín, quien luego sería electo Presidente: “con la democracia se come, se cura y se educa”. Tales palabras exhiben crudamente cómo “la democracia” consistió en un mesianismo temporal condenado por la Doctrina Social de la Iglesia. El mismo Presidente, tras haber ganado las elecciones, reconoció que la mentira forma parte de las promesas electorales.
(- 3)   Siendo Presidente Raúl Alfonsín, durante un Tedeum, interrumpió al Capellán Mons. Medina, y subió al púlpito para decir que su gobierno era el más honesto de la historia del país. Poco tiempo después se difundieron las noticias de cómo el Banco Hipotecario sólo otorgaba créditos a miembros y amigos del partido gobernante, la importación de pollos para bajar el precio de la producción local que acabaron podridos en depósitos abonados por el Estado, los tinglados de Tierra del Fuego que habrían alcanzado para techar toda la isla, la importación de papas radioactivas de Polonia que habrían sido alcanzadas por el desastre de Chernobyl, etc.
(- 4)   Juzgamiento con condiciones y legislación de tiempos de paz a los militares, por hechos cometidos en situación de Guerra. Además, se juzgó con leyes posteriores al hecho del proceso, juzgando militares con leyes civiles.
(- 5)   Se estableció la Ley de divorcio
(- 6)   La inflación durante el año 1989 fue de aproximadamente un 4.000 por ciento

(- 7)   Se estableció como parámetro de la moneda nacional, su equiparación con una moneda extranjera (1 Peso = 1 Dólar Estadounidense)